Skip to content

Vivian Woodward, el arquitecto goleador

22 marzo 2013

[Artículo para nºVI de Lineker Magazine]

Por lo general, cuando nos niegan algo es cuando lo deseamos con más fuerza. Sin duda, es lo que debió sucederle a Vivian Woodward cuando su padre se opuso a que jugara al fútbol. Lo detestaba. Sin embargo, aquel odio que profesaba su progenitor no hizo más que afianzar su adoración por ese deporte que los ingleses habían inventado años atrás. Para entenderlo hay que situarse en el contexto de una familia de clase alta con ocho hijos de la que Vivian era el séptimo. Acudió a la escuela privada Ascham College en la que mostró sus buenas dotes para el deporte. El cricket y el tenis eran los que su padre consideraba aptos para su práctica. Las cualidades físicas, su velocidad y habilidad con el balón le convirtieron en la estrella del equipo de la Universidad. A John Woodward no le quedó más remedio que dar el visto bueno ante el interés popular que despertaba pero hizo algo más que eso. Se convirtió en el vicepresidente del club por el que había fichado su hijo a los 16 años,  el Clacton Town de la North Essex League de la primera división.

Aún así, para Viv el fútbol no era el motor principal de su vida ya que era un caballero que ostentaba una posición económica desahogada y su verdadera profesión, la de arquitecto, le proporcionaba mayores ingresos de los que hubiera obtenido como futbolista. Su condición de aficionado le permitía simultanear las selecciones absolutas y amateur, con las que obtuvo reconocimiento mundial. Ejercía de delantero centro y de interior derecho. Poseía todas las cualidades que se le pueden exigir a un futbolista de su talla. La inteligencia, su mejor arma, era su fiel compañera cada vez que debía conducir el balón ante sus rivales.  Prácticamente era imparable y prueba de ello son los 57 goles que anotó como amateur en 44 partidos – 29 tantos en 23 encuentros con la absoluta-, generando un promedio que rondaba los 1,26 goles. Una cifra que hoy día aún no ha podido superarse y que lo posiciona entre los diez máximos goleadores de la selección inglesa. De hecho, hasta los años cincuenta fue el máximo anotador hasta que fue superado por Tom Finney y Nat Lofthouse.

Su éxito en el fútbol estuvo ligado a la selección amateur que participó en los Juegos Olímpicos de Londres en 1908 y los de Estocolmo en 1912 donde obtuvo las medallas de oro ejerciendo de capitán. Su condición de líder de aquel plantel de jugadores puso fin a una trayectoria de 22 partidos como tal del mítico defensa derecho Robert Crompton.

Foto: historiafutbolu.fm.interia.pl

A la edad de 29 años alcanzó la cima del éxito gracias a los 21 goles anotados con la selección. Gran Bretaña acudía a los Juegos de Londres con clara superioridad sobre el resto debido a que llevaban casi medio siglo celebrando campeonatos nacionales mientras el resto aún estaba descubriendo el fútbol. Como era de esperar, los resultados ante sus rivales fueron contundentes: doce goles a Suecia, cuatro a Holanda en Semifinales y dos a Dinamarca en la final. Viv Woodward ya se había adjudicado el cártel de leyenda por su trayectoria en el Tottenham (1901-1909), equipo que abandonaría en 1909 tras conseguir el ansiado ascenso.

En ese instante decidió que había llegado el momento de colgar las botas. Aquella idea solo duró unos meses en su cabeza puesto que fichó por el Chelsea (1909-1915) porque Stamford Bridge estaba más cerca de su casa. Como Blue acudió a los Juegos de Estocolmo para hacerse con el segundo oro de su carrera. Aunque en 1911 había puesto fin a sus años como internacional absoluto (1903-1911), continuó siendo el capitán de la amateur. Con la Primera Guerra Mundial sus días como futbolista llegaron a su fin ya que cuando ésta finalizó Woodward estaba cerca de cumplir cuarenta años. Nadie como él supo compaginar profesionalismo con afición sin cobrar una sola libra, ni siquiera los gastos de los viajes, por hacer algo que amaba. Ese entusiasmo y mente fría le ayudaron a convertirse en el mejor jugador inglés anterior a la Gran Guerra.

2 comentarios
  1. Jimena San Martín permalink

    Hola :

    Me llamo Jimena San Martín soy administradora de un sitio web. Tengo que decir que me ha gustado su página y le felicito por hacer un buen trabajo. Por ello me encantaría contar con tu sitio en mi web, consiguiendo que mis visitantes entren también en su web.

    Si estas de acuerdo házmelo saber enviando un mail a jimena.sanmartin@hotmail.com
    Jimena San Martín

  2. Genial historia dejando a un lado la incesante actualidad. Siempre está bien echar la vista atrás, y más con gente que inventó fútbol, cuando aun no se habían concebido tantas leyes como trampas. El objetivo era meter gol. 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: