Skip to content

Familias de fútbol: Los Blind, del pasado al futuro

4 diciembre 2012

El Real Madrid se enfrenta al Ajax de Amsterdam en una nueva jornada de la Liga de Campeones. Se trata del cruce de dos viejos conocidos que vuelven a encontrarse en el camino. Mientras que el conjunto blanco ha mantenido el nivel a lo largo de los años, salvo pequeños altibajos, los holandeses se alejan de aquel majestuoso equipo que maravilló a Europa en los años noventa. Se trataba de un bloque joven formado por canteranos y fichajes adecuados. Tan solo el ex centrocampista del Milan Frank Rijkaard y el capitán Danny Blind pasaban de los 25 años. Algo similar a lo que sucede hoy día en que salvo el ex sevillista Poulsen (32 años), Jassen (31 años) y Moisander (27 años) ninguno de la plantilla supera el cuarto de siglo. No se trata del único nexo de unión entre ambas generaciones, gracias a la familia Blind el presente y el pasado del Ajax se unen para mirar al futuro ya que el hijo de Danny Blind se ha hecho con el lateral izquierdo tratando de afianzarse en el equipo que entrena Frank de Boer y que suman con él quince canteranos en el vestuario.

Su progenitor fue partícipe de una de las épocas más gloriosas del Ajax. Su artífice fue Van Gaal, un maestro de escuela que llegó al club en 1987 como entrenador de juveniles y fue ascendiendo hasta llegar al tope para formar un prometedor bloque integrado por los hermanos De Boer, Kluivert, Davids, Reiziger, Seedorf, Bogarde, Finidi y Kanu y Litmanen. La esencia del juego era el toque rápido, movimiento sin exageraciones y la posesión. Sobre todo esta última era la clave para el técnico holandés que les inculcaba la necesidad de tocar y mantener el balón para cansar al contrario y buscar el espacio por el que acuchillar sin piedad. A Louis no le temblaba la mano cuando debía prescindir de un jugador que no había hecho una buena actuación. Le sucedió a Stanley Menzo tras su error en la final de la Copa de la UEFA en 1993, por lo que tuvo que ceder su puesto a Van der Sar, y a Bryan Roy que fue vendido al Foggia para ser reemplazado por Marc Overmars.

Cuando Danny Blind alzó la Copa de Europa en Viena, Van Gaal ya sabía que el equipo tenía las horas contadas puesto que diversos clubes italianos habían comenzado a tantear a sus jugadores. Aquel título supuso, además, la reivindicación de uno de las pocas entidades que se nutrían de la sangre nacional en un año en que la Ley Bosman revolucionaría el mercado de fichajes internacionales. Se había abierto la veda para que cualquier entidad desnudara al Ajax de sus principales piezas a coste cero mientras hubieran finalizado sus contratos.

Aún así, dio tiempo para que la temporada 95-96 el Ajax ganara el campeonato holandés por tercer año consecutivo y llegara a la final de la Copa de Europa previa remontada en Semifinales en Atenas ante el Panathinaikos. La Juventus, de la familia Agnelli, se impuso 4-2 en los penaltis después de que Ravanelli, para los italianos, y Litmanen, para los holandeses, hubieran conseguido el 1-1. La clave estuvo en las dos paradas del portero Angelo Peruzzi a Davids y Silooy. Se iniciaba de esta forma el fin del Ajax que se vería confirmado tras el fichaje de Seedorf a la Sampdoria, Kluivert, Reiziger y Davids al Milan que concluiría con la apuesta de Van Gaal por el FC Barcelona llevándose con él a parte de su tropa: los De Boer, Reiziger, Kluivert, Bogarde, Litmanen…

No todos huyeron, algunos decidieron quedarse en el Ajax hasta su retiro. Es el caso de Danny Blind que tras llegar al equipo en 1986 no se despidió hasta el día en que colgó sus botas tras cinco Ligas, cuatro Copas, 3 Supercopas, 1 Copa de la UEFA y 1 Liga de Campeones, entre otros trofeos. Posteriormente, obtendría como entrenador la Copa y Supercopa de Holanda. Su pasión por ese escudo ha sabido inculcársela a su hijo, Daley Blind, quien ha ido avanzando a través de las categorías inferiores para hacerse un hueco en el primer equipo que entrena Frank de Boer.

A sus 22 años, este lateral izquierdo ha tenido que esquivar el cartel de ‘hijo de’ para demostrar su valía por sí mismo. Consciente de que aún está en pleno proceso de formación y que le queda un mundo por delante hasta ser decisivo en la zaga, poco a poco va ganándose la titularidad mientras acumula experiencia tras cada partido. Sabe jugar y cómo aportar su talento sin tener miedo a disputar el balón. En su mente está, al igual que hizo su padre, perfeccionar el aspecto ofensivo de su posición para conseguir anotar. Se prevé que su futuro continúe ligado al del Ajax puesto que aunque su contrato finaliza en 2013, el club ha declarado que tiene intención de sentarse en diciembre a negociar su renovación. Quizás Daley llegue a convertirse en una de las piezas claves del Ajax del siglo XXI que recupere los éxitos que cosechó su padre. El primer paso para lograrlo sería ganando al Real Madrid en Champions para romper un maleficio que les ha acompañado durante las dos últimas temporadas.

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: