Skip to content

Raby Howell, el primer gitano en la Premier League

1 diciembre 2012

En tiempos en los que el mestizaje en las ligas es habitual y conviven en las plantillas jugadores de las más diversas procedencias resulta complicado ponerse en la situación de Raby Howell, el primer futbolista de raza gitana que jugó en la Liga Inglesa en elLiverpool y Sheffield United. Cuando el fútbol aún estaba estrenándose y las normas escribiéndose, el 12 de octubre de 1867 nacía en Wincobank en el seno de una familia romaní que se dedicaba a vender ollas y sartenes. Posiblemente, Robert era el nombre que escogieron sus padres para él pero un error ortográfico hizo que figurase como Raby.

Raby Howell

Desde pequeño demostró su pasión por el fútbol en Ecclesfield y Rotherham(Rotherham Swifts) ajeno al futuro que le esperaba. A principios de 1890 ya jugaba en la Segunda División a cambio de diez libras semanales de salario. Comenzó como delantero pero poco a poco fueron retrasando su posición al centro del campo escorado a la banda, haciendo suyo ese lado cada vez con más frecuencia hasta finalizar como lateral derecho. Corría el año 1892, vestía la camiseta del Sheffield United y el club se había unido a la Liga de Fútbol. Su corta estatura, 1’65 metros, no fue un impedimento para ejercer de jugador muy hábil y con capacidad para llevarse el balón en cada disputa con sus rivales, quienes le tenían miedo por ser tan duro como una roca. A pesar de su rapidez y agilidad, todo su empeño por destacar quedaba en nada por su decepcionante remate. Quizás por este motivo pecaba de ser poco pasador y de mantener en exceso la posesión de la pelota en su poder, para tratar de finalizar con éxito alguna de las jugadas que él mismo iniciaba.

Uno de sus mayores éxitos fue lograr el ascenso con los Blades y conseguir el título de Liga en la temporada 1897-98. Había llegado el momento de salir del club para aterrizar en el Liverpool. Los motivos de su marcha aún no se han aclarado al estar envueltos por la polémica. En su trayectoria en el Sheffield United fueron muchos los actos indisciplinarios y las sanciones que le cayeron. La gota que colmó el vaso fue en un partido en la que era la casa del Sunderland entonces, Newcastle Road, en el que por su culpa su equipo encajó dos goles cuando estaba pugnando por el título liguero. Perdieron 3-1 en un encuentro vital y gran parte de culpa fueron las dos acciones de Howell. La afición no se lo perdonó puesto que consideraban que un futbolista con la experiencia y habilidad suya no comete dos errores del mismo calibre en un choque tan decisivo como el que estaban disputando. Dudaron de él y pensaron que estaba envuelto en algún tipo de chantaje o sabotaje por lo que no fue convocado en los dos siguientes partidos. Su regreso ante el West Bromwich Albion siguió en la misma línea y volvieron a perder 2-0. Sin embargo, el campeonato fue suyo terminando la temporada con 42 puntos, por delante de Sunderland ( a tres puntos) y de Wolverhampton Wanderers, terceros a siete puntos. La solución fue su venta al Liverpool en la primavera de 1898 a cambio de 200 libras.

Su debut como Red tuvo lugar ante el Aston Villa en el último encuentro de la temporada con victoria contundente con cuatro goles a favor. Al año siguiente el equipo lograría el subcampeonato y Howell sería pieza clave participando en más de treinta partidos. Con el paso de los meses, fue perdiendo protagonismo por lo que cuando el Liverpool consiguió su primer título en 1901 estaba relegado al banquillo y pensando en su futuro fuera del club. Aquel verano fichó por el Preston North End, en el que estaría hasta que una lesión en 1903 le apartaría definitivamente de los terrenos de juego al fracturarse su pierna. No quiso seguir ligado al fútbol una vez que colgó las botas de manera obligada, cambió el balón por una tienda de frutas y verduras de su propiedad que hacía entregas locales en carro de caballos.

Sobre su vida personal se conoce el nombre de sus dos esposas: Selina Smith y Ada. Según el censo de 1911 tuvo diez hijos en total, de los que cinco perdieron la vida por diferentes causas durante su infancia. No existen datos sobre la fecha exacta de su muerte pero se conoce que en la Navidad de 1936 Raby Howell ya había perdido por completo su visión y todo apunta a que falleció el 21 de julio de 1937 a los 69 años. No moría un jugador más, sino el primer futbolista de raza gitana que militó en la liga inglesa y que, además, pudo jugar en dos ocasiones representando Inglaterra. La primera fue en la goleada, 9-0, ante Irlanda en marzo de 1985 en la que incluso anotó el quinto gol del partido en el minuto 36 en el Derby County Ground. La segunda tendría lugar en Villa Park de Birmingham en abril de 1899 ante Escocia.

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: