Skip to content

Yaroslav Rakitskiy, el central fiel del Shakhtar Donetsk

29 septiembre 2012

Yaroslav Rakitskiy tenía los ojos puestos en la Eurocopa 2012 de Polonia y Ucrania. Jugar en casa implicaba una doble motivación en la que habría sido una de las citas más importantes de su prometedora carrera con su selección. No sería hasta el tercer encuentro, ante Inglaterra, cuando gozaría de la titularidad formando la pareja de centrales junto aKhacheridi. A sus 22 años ya puede presumir de haber sido internacional en cerca de veinte ocasiones. De hecho, llegó a la selección absoluta tan solo dos meses después de haber debutado en el primer equipo del Shakhtar Donetsk. Y es que, aunque su vida profesional no ha hecho nada más que comenzar, ya posee la experiencia suficiente para saber que si sigue por este camino estará condenado al estrellato.

Nació en Pershotravensk en 1989 y tuvo claro desde niño que su futuro estaría ligado al fútbol, concretamente, al Shakhtar. Su casa estaba situada a más de 300 kilómetros de Donetsk pero ese no fue un impedimento para que Rakitskiy se uniera a la academia del prestigioso club a los trece años de edad. No tenía miedo por ir demasiado rápido y demostró su seguridad y cualidades con la selección desde la sub 21. Su gran oportunidad con el primer equipo vino de la mano del fichaje de Dmytro Chygrynskiy por el FC Barcelona en 2009. Aquel traspaso no solo supuso el debut con el primer equipo sino la llamada de la selección absoluta para estrenarse ante Inglaterra, aunque no sería hasta el partido contra Andorra cuando marcase su primer gol con el equipo nacional. Desde entonces, su carrera no ha hecho más que ir en ascenso.

Hablar de Yaroslav Rakitskiy es hacerlo de un jugador polivalente que se inició en el fútbol ocupando la posición de extremo izquierdo. Las circunstancias y las exigencias de las plantillas de las que formaba parte quisieron que retrasase su colocación primero a lateral izquierdo y, posteriormente, a la de central, que es la situación que ocupa hoy día tanto con su club como con Ucrania.  Su versatilidad le ha llevado en algún partido a hacer las veces de mediocentro puesto que se trata de un futbolista completo en todo el ámbito de la palabra, pero ante todo, destaca por saber dónde debe colocarse en cada momento. Como buen defensa es fuerte, tiene un don para ubicarse en el lugar adecuado en el instante oportuno y destaca por una pierna izquierda que le asegura un potente disparo o precisos pases a sus compañeros. No se trata de un central alocado que se limite a despejar el balón, sino que es capaz de mantener la posesión en su poder para iniciar la jugada desde atrás sin tener que recurrir al socorrido pase largo. Conservador en el juego y efectivo en los balones aéreos, sin que éste sea su punto fuerte. Como principales debilidades hay que destacar que le falta pulir la elegancia en sus cortes y que tiende a perder con frecuencia la batalla del uno contra uno.

El técnico del Shakhtar Donetsk, Mircea Lucescu, vio en él lo que necesitaba para su defensa desde el primer instante. A pesar de su juventud, contó con él también en las competiciones internacionales como la Champions. Aunque los informes que recibió antes de subirlo al primer equipo lo colocaban en el lateral zurdo, solo fueron necesarios algunos entrenamientos para que decidiera reconvertirlo a central. Tan seguro estaba del rendimiento que era capaz de dar que cuando Chygrynskiy hizo las maletas para viajar a Barcelona, aseguró al presidente de su club que no era necesario buscar fuera lo que ya tenían dentro. Y así fue. El talento de Rakitskiy no dejó en evidencia al técnico rumano sino que continuó demostrando todo el talento que se presuponía que tenía. Además, su templanza y su seguridad le permiten respetar a sus rivales sin asustarse ante ellos. No importa quién se sitúe enfrente, él siempre mantendrá su cabeza fría para hacerlo de la misma forma.

Con tal carta de presentación y el apoyo de los que le han ido entrenando desde su niñez no es de extrañar que sea considerado uno de los jugadores más prometedores del fútbol ucraniano a sus 22 años. En su cuenta particular de triunfos ya acumula tres títulos consecutivos de liga con el club al que siempre ha pertenecido. Aunque tiene claro que su sitio está en Donetsk es consciente del interés que ha comenzado a despertar en determinados clubes europeos. Incluso se llegó a decir que el Barça estaba realizando un seguimiento de sus partidos.

Quizás recordando la experiencia de su predecesor, Chygrynskiy, no quiera probar fortuna con el equipo culé si en un futuro llega a aparecer una oferta en firme. Cuando saltaron los rumores, él fue claro: “Durante mucho tiempo he dicho que sólo quiero seguir jugando con el Shakhtar. Me siento halagado por el interés de otros clubes, pero me siento muy cómodo aquí y no estoy pensando en aceptar las propuestas de otros.” Habrá que esperar una nueva temporada más para conocer si este joven ucraniano da el definitivo salto europeo que todos esperan de él.

From → Fútbol, UCL

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: