Skip to content

Curiosidades, supersticiones y excentricidades de los futbolistas

16 septiembre 2012

Ya sabemos en lo que se gastan los futbolistas sus fortunas, a qué se dedican cuando cuelgan las botas qué remedios emplean para esquivar las temidas lesiones, pero nos falta por saber cómo son los jugadores en su lugar de trabajo, qué rituales utilizan para buscar la buena suerte o qué peculiaridades y excentricidades cometen para llamar la atención diferenciándose del resto. Johan Cruyff marcaba las diferencias con el balón en los pies pero también lo hizo con la equipación que llevaba con su selección. El holandés tenía contrato personal con la marca Puma en la época del Mundial de 1974, máxima rival de la también alemana Adidas que vestía a la Naranja Mecánica. Cruyff se negó tajantemente a lucir las tres bandas distintivas si Adidas no le pagaba una suculenta cantidad de dinero. Para evitar un conflicto mayor, llegaron a un acuerdo intermedio por el que su camiseta no llevaría las tres rayas habituales  sino que éstas se verían reducidas a dos. Esto no afectaba al resto de compañeros que llevarían la normal.

Laurent Blanc besa a Fabian Barthez

No por defecto de líneas sino por exceso de colorido destacaba la indumentaria de Jorge Campos, uno de los mejores jugadores de fútbol mexicano que hacía las labores de portero y delantero. Le gustaba tener protagonismo sacando él mismo el balón jugado con los pies en carrera, lo que alguna que otra vez comprometieron su posición al descuidar su guarida. Era mundialmente conocido por sus llamativas casacas repletas de colores impactantes sin ningún tipo de orden o estilo. Realmente en ellas se plasmaba el carácter y carisma, que junto a sus reflejos y grandes paradas, le convirtieron en uno de los mejores porteros de la época e inolvidable su reflectante imagen bajo palos. Al igual que Campos, el Mono Navarro Montoya diseñaba sus jerséis de portero. De hecho, una temporada llevó una camiseta en la que aparecía él mismo conduciendo un autobús. Otro guardameta, Germán Burgos, le gustaba llevar gorra y en su ritual de trabajo estaba llegar con dos horas de antelación a los entrenamientos: “Siempre llegaba dos horas antes al entrenamiento. Ahí me veían los utileros y me preguntaban si es que me echaban de mi casa. Yo les decía que no me echaban, que me adelantaba a que me echara mi señora”. La gorra del mono Burgos no era tan elegante como la de Amadeo Carrizo con cuadros escoceses. Su fe en ella y en la suerte que pensaba que le daba llegó a tal extremo que con cuarenta y dos años no se la quitaba ni para pasar por la ducha. A Pichichi, como a otros muchos jugadores de la época, era frecuente verle con un pañuelo blanco en la cabeza para protegerse de las costuras del balón en los remates de cabeza.

Mucho más sutil fue la moda que impuso el mago de las botas blancas. Mientras la mayoría de jugadores se mantenía fiel a los cánones clásicos empleando el habitual calzado negro para jugar al fútbol, el que fuera jugador del Real Betis y Real MadridAlfonso Pérez,no dudó en calzarse unas pulcras botas de color blanco que revolucionaron el mercado. En aquella misma época también era habitual ver a Valeri Karpin usando sus botas rojas. Fueron dos puntos de inflexión importantes para llegar a la situación actual en la que prima el diseño, cuanto más rompedor y extravagante mejor, antes que la calidad de su principal herramienta de trabajo. Hoy día, es raro ver a algún futbolista, quizás solo los amantes de lo vintage, que siga portando unas ‘sosas’ botas negras.

Es imposible no imaginar a Joaquín Caparrós en la banda mascando chicle en cada partido. También es fácil que se venga a la mente la secuencia de Carlos Aimar dando ese golpe seco en el pecho de sus jugadores para motivarles, despertarles y convertir ese gesto en el saludo del equipo. Bilardo siempre fue peculiar y en su paso por el Sevilla FC, para evitar que enfocasen a su banquillo durante los partidos, cuando notaba que alguna cámara apuntaba a él se apresuraba a sacar un cartel con publicidad de Iberia que obligaba a que se cambiara el plano para evitar la publicidad gratuita. Aunque ésta no era la única de las perlas del entrenador. Cuando era seleccionador de Argentina se le pudo ver con una estatua de la virgen en el banco o prohibiendo que sus jugadores probaran pollo los días de partido para evitar la mala suerte. En el tema religioso, Marcelo Bielsa hizo lo propio colgando carteles de las clarisas en su banquillo durante el partido entre Athletic y Osasuna yGiovanni Trapattoni tiene su peculiar forma de regar el césped antes de los choques: con agua bendita que su hermana monja le regala. Siguiendo con el apartado de los técnicos peculiares, ninguno más que Raymond Domenech. Recordado por su desastroso paso como seleccionador francés y por numerosas salidas de tono que iban desde pedir matrimonio a una periodista en plena rueda de prensa hasta decidir los jugadores que convocar o con los que jugar según su signo del zodíaco. Por su parte, la fobia de Luis Aragonés con el amarillo le puso en apuros con jugadores acostumbrados a vestir con ese color que tuvieron que desprenderse de dicha prenda para no poner nervioso al técnico, como le sucedió al propio Raúl en un entrenamiento.

Santos, milagros, colores y, como no podían faltar, los números. Si bien es cierto que el trece se asocia a la mala suerte, para Zagallo implicaba lo contrario. Era devoto de San Antonio cuya festividad es el trece de junio y esa fecha fue llevada al extremo en su vida. Vive en el piso trece, siempre pedía en sus equipos llevar el dorsal trece, su enlace matrimonial se produjo un trece de enero  y está convencido de que una parte importante de su curación se debió a haber visitado en trece ocasiones al santo. Falta por ver si la unión con tal cifra llega al extremo de condicionar la fecha de su fallecimiento .

Los rituales más frecuentes suelen ser entrar en el césped con el pie derecho, santiguarse, evitar la línea o mirar y tocar al trofeo por el que se lucha, sentarse en el mismo asiento del autobús o escuchar la misma música, pero algunos van más allá. Durante el Mundial del 98 pudimos ver a Laurent Blanc besando la calva de Fabien Barthez buscando la buena suerte y, lo cierto, es que mal no les fue a los franceses. A Gennaro Gattuso le trae buenas sensaciones leer unas páginas de Dostoevsky antes de los partidos. Previo paso por la lavadora, los futbolistas suelen ser fieles a su ropa interior si han obtenido con ésta un buen resultado. Así, René Higuita llevaba siempre calzoncillos de color azul.

Si echamos la vista atrás, recordaremos con facilidad las gafas de Davids, el rebelde cuello levantado de Éric Cantona, las medias bajadas de Gordillo, las volteretas de Hugo Sánchez para celebrar sus goles, la manía de Gary Lineker por no disparar a gol durante el calentamiento, la fijación de John Terry con sus espinilleras o la venda blanca que llevaba en su muñeca derecha Iván Zamorano. Inicialmente fue por  una lesión y tras el encuentro en el que marcó tres goles ante el St. Gallen suizo se convirtió en perenne. Veremos a Mario Gómezmudo mientras el resto de compañeros entona el himno ya que desde que jugaba en la sub 15 no lo hace para tratar de repetir la fortuna que tuvo tras no cantarlo y anotar. Arshavintiene la costumbre de no hablar con su mujer en día de partido. Cuando era jugador delZenit lo tenía más fácil porque se concentraban un día antes pero en el Arsenal, cuando lo hacían el mismo día del partido, no le dirigía la palabra a su esposa hasta que hubiera acabado.

Hasta cierto punto, todos los ritos anteriores pueden tener su lógica e, incluso, pueden ser compartidos por muchos compañeros. Sin embargo, hay quienes van más allá vulnerando el pudor de los que les ven. Italia 90 fue un Mundial especial no solo futbolísticamente hablando. Es posible que en dicho torneo se produjeran el mayor número de espectáculos escatológicos en un estadio de fútbol. Argentina, tras dejar por el camino a Brasil y Yugoslavia le tocaba el turno de enfrentarse en semifinales a la anfitriona. Justo en aquel momento, Maradona militaba en Italia en el Nápoles por lo que tenía a la grada dividida. La igualdad entre ambas selecciones provocó que se llegase a los lanzamientos de penaltis. Es en este momento cuando El Pelusa decidió reunir a su equipo alrededor suya para, de cara al público dar la imagen de estar motivando a sus compañeros, pero realmente estaba orinando en el césped porque le daba buena suerte. No fue el único que lo hizo en aquel Mundial. El portero argentino Sergio Goycochea lo hacía en el centro del campo antes de los lanzamientos desde los once metros y también rodeado por sus compañeros para disimular. Posteriormente lo repetiría en la Copa América del 93.

No por suerte, sino por necesidad, tuvo que hacer frente a una embarazosa situación Gary Lineker. En el mundial del 90 defecó en pleno partido ante Irlanda. Como él mismo explicó: . ‘Me caí y me relajé. Y me ocurrió. Tuve la fortuna que había llovido la noche anterior, lo que le permitió hacer algo con eso, pero estaba sucio. Me puedes ver frotándome contra el suelo como un perro tratando de limpiarme. Fue la experiencia más horrible de mi vida‘. Suponemos que igual de horrible que cuando el jugador del Murcia, Ramalho, no comprendió lo que su médico le mandaba para su dolencia dental, cambió la vía por la que debía introducir el supositorio y se lo comió.

Existen infinidad de anécdotas que muestran la importancia que la mayoría de los jugadores de la da la suerte y a la superstición en el fútbol. Cualquier detalle, por mínimo que sea, cala en su interior queriendo repetir cualquier acción que les lleve a lograr el éxito con sus equipos. Se han mostrado alguno de los más destacables pero quedan muchos por contar, ¿recuerdas alguno más?

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: