Skip to content

Persépolis – Taj Esteghlal, algo más que colores en el derbi de Teherán

22 abril 2012

Una marea roja y azul camina por las calles de Teherán en dirección al estadio Azadi. No son cien aficionados, ni mil, ni diez mil. Son cerca de 120.000 fieles seguidores que comparten el halo de rivalidad extrema en los momentos previos al gran partido. Se enfrenta el Persépolis al Taj Esteghlal, la Victoria frente a la Independencia, el rojo contra el azul en uno de los derbis más importantes y masivos del mundo. Alrededor de noventa millones de personas siguen este Clásico a través de la televisión y cientos de medios dan cobertura a este evento.

La rivalidad entre ambos equipos va más allá de lo que sucede sobre el césped. ElPersépolis FC es uno de los clubes más seguidos de Irán al que también se le conoce como Pirouzi. Cuenta con más de treinta millones de aficionados entre los que no dudan en incluirse los personajes más famosos del mundo de la interpretación, música y periodismo. En su escudo originario hay claras referencias a la histórica ciudad persa que da nombre al equipo donde aparece el Zoroastro, un hombre con alas de halcón. En 1942 el profesor de deportes Abbas Ekrami fundó el Shannin. Rápidamente sus jugadores se convirtieron en el centro de todas las miradas gozando de una popularidad que no pasó desapercibida por el gobierno. Llegó a tal extremo que decidieron acabar con dicha repercusión a principios de los sesenta disolviendo el equipo por medio de la Federación de Fútbol de Irán. En 1963 se fundaría el Persépolis de la mano de un exboxeador iraní procedente de Estados Unidos. Ali Abdo sentó las bases del equipo con los jugadores que habían militado en el Shannin. No solo se trataba de un equipo más, fue uno de los pioneros en profesionalizarlo aunque solo fuera durante unos meses, ya que ninguna otra entidad quiso seguir sus pasos.

Derbi de Teherán

En Irán es imposible no mezclar deporte con política así que en 1979 el Persépolis estuvo ligado a la revolución islámica. Tal hecho provocó que fuera absorbido por una Fundación de Veteranos que quisieron cambiarle el nombre -Homa- pero tanto los jugadores como el cuerpo técnico se opusieron con rotundidad a jugar bajo esa nomenclatura. Pasó a llamarse Azadi pero aún faltaría un último paso más. A finales de los ochenta, en 1987, el club acabó perteneciendo al estado islámico del departamento de Educación Física y cambió de nombre una vez más a Pirouzi, con la aprobación de la plantilla.

Durante los noventa volvieron los años de gloria traspasando las fronteras al disputar las Semifinales de la Copa de Campeones de Asia. Con el cambio de siglo, la suerte de los ‘red army’ se torció. Los éxitos y fracasos deportivos se han ido alternando sin que consiga la estabilidad que desean. Además, en no pocas veces ha trascendido la dificultad económica que han atravesado, con las correspondientes sanciones de la FIFA, y por las que los jugadores han visto cómo su sueldo no era ingresado en sus cuentas. Un hecho que contrasta con haber sido considerado el cuarto mejor equipo del mundo en el Siglo XX por la IFFHS.

El Esteghlal comparte su historia con el antiguo Taj. Sus inicios se remontan a 1945 y su actual denominación se debe a la Revolución Isámica del 79. Siempre se ha posicionado un paso por detrás de su rival en cuanto a campeonatos nacionales, pero el equipo azulino puede presumir de haber ganado por partida doble en la Liga de Campeones de Asia (1971, 1991). Si el Persépolis es considerado el equipo de la clase obrera, el Esteghlal ha estado unido al poder. En los tiempos del Shah el apoyo le vino de la casa real (Taj significa corona). Su fundación fue organizada por una familia militar, Mirzani, cuyo fin inicial era crear un club de ciclismo. Es por este motivo que durante los primeros años se les apodara los ‘ciclistas’.

Con la revolución islámica, cuando el Taj (1949) pasó a llamarse Esteghlal, el club obtuvo la relevancia que deseaban gracias a títulos nacionales. Independencia, significado del nombre del club, ha mantenido afinidad con el gobierno con quien tiene una relación más fluida que el Persépolis. La rivalidad, por tanto, trasciende de lo meramente deportivo a lo político. El primer derbi entre ambos se produjo en 1968. El 5 de abril el Amjadieh Stadium acogería a gran número de aficionados que vieron cómo sus equipos empataban sin goles. A partir de 1970 la crudeza de los encuentros se multiplicó acompañando en paralelo a la revolución que estaba gestándose. Persépolis mantenía en su masa social muchos obreros y seguidores de clase baja, algo totalmente opuesto al Taj, que siempre ha sido apoyado por la clase gobernante y alta de la sociedad iraní.

Hoy día, la diferencia numérica entre aficiones se aprecia a simple vista pero siempre a favor de los rojos o lions. Juntos llenan las gradas del estadio Azadi llegando a acoger en sus entrañas a 120.000 personas. Las dosis de violencia siempre está presentes y en alguna ocasión ha tenido que disputarse a puerta cerrada. El lanzamiento de objetos contundentes al campo, la rotura de mobiliario tanto dentro como fuera del estadio son habituales al igual que las trifulcas entre aficiones. Uno de los datos anecdóticos mira a los colegiados del encuentro, protagonistas por sorpresa con frecuencia. La Federación Iraní, en 1995, decidió que debían ser árbitros extranjeros los que dirigieran para evitar las sospechas de las compras de los arbitrajes locales. Los rumores de amaños siempre ha estado rodeando los derbis y numerosos colegiados han recibido amenazas de muerte ante la desconfianza de que su juicio se vea empañado al recibir dinero de la otra parte. A principios de enero de ese mismo año se produjeron los incidentes que colmaron el vaso. Durante la Azadegan Cup se vieron las caras ambos equipos. El Persépolis comenzó ganando gracias a dos goles en menos de diez minutos pero la diferencia de goles desaparecería con la remontada. El segundo gol del Esteghlal se produjo por un cuestionado penalti lo que provocó el enfado de la afición local, la roja, que no dudó en invadir el campo con batalla campal incluida entre seguidores y a la que se unieron los jugadores. La consecuencia inmediata fue otorgar la victoria por 3-0 al Esteghlal tras el comportamiento inapropiado de la afición del Persépolis. Desde aquel momento, los árbitros elegidos para dichos enfrentamientos serían extranjeros. Tres españoles han vivido en primera persona el clásico iraní: Pérez Burrull en 2006/07, Iturralde González y Bernardino González Vázquez en 2007/08.

Otro de los grandes clásicos a destacar, y no por su buen juego, fue el que se celebró el 29 de diciembre de 2000. El resultado era ajustado y durante todo el partido el portero Parviz Broumand del Taj y el delantero Payan Rafat del Persépolis se dedicaron numerosos insultos. La tensión de los últimos minutos cuando el partido aún estaba por decidirse propició que Rafat recibiera un puñetazo de Broumand que le puso el ojo morado. Como si de un acto reflejo se tratara, el estadio que había sido un hervidero, acogió una masiva pelea entre jugadores alentados por los gritos del público. Tras el partido continuaron las trifulcas entre seguidores, la destrucción de más de 250 autobuses y destrozos en tiendas. Tres jugadores y aficionados fueron detenidos.

El enfrentamiento no queda ahí, temporada tras temporada también llega a los despachos. Allí tienen lugar sus guerras particulares por fichar a los mejores jugadores del otro equipo y encender de este modo un poco más el ambiente con el traspaso de sus estrellas. Como si de un Barça vs Real Madrid se tratase, el derbi de Teherán cumple con todos los requisitos de un clásico de repercusión mundial: rivalidad extrema, odios, política, historia, arbitrajes, amaños y, también, fútbol.

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: