Skip to content

Borussia Mönchengladbach – Borussia Dortmund: El borrón de Otto Rehhagel

14 marzo 2012

Poco antes de que se celebrase el Mundial de 1978, el 30 de abril de ese año, se disputó la última jornada de la Bundesliga con el título aún en el aire. Tanto el Colonia como elBorussia Mönchengladbach llegaron empatados a puntos, pero los primeros poseían una amplia ventaja en la diferencia de goles. Dicho factor sería el usado para decantar el triunfo a favor de unos u otros en caso de que ganasen. Los de Mönchengladbach apostaron fuerte y llevaron a cabo la mayor goleada jamás vista en Alemania. El otro Borussia, el de Dortmund, encajó hasta doce goles gracias a una defensa que se comportó de manera infantil, sin marcar a sus rivales o despejando siempre, casualmente, hacia el punto de penalti.

Otto Rehhagel

Lo más escandaloso fue que aquella docena de dianas solo sirvió para hacerse un hueco en la historia de los marcadores abultados ya que el Colonia ganó 0-5 en el campo del Sankt Pauli, proclamándose de esta forma campeón de la Bundesliga por tres goles de diferencia. Con la llegada al banquillo de Hannes Weisweiler y el 1-5 ante el Fortuna de Düsseldorf en la primera jornada, nadie podía imaginar que se cerrara el curso con un doblete de Liga y Copa.

El duelo entre Colonia y Gladbach estuvo vivo a lo largo de toda la temporada. Tan solo divergían en el ámbito goleador donde Muller, y sus veinticuatro dardos, marcaron las diferencias. De ahí que los primeros liderasen la tabla en el último sprint de la campaña. Además, el 0-3 al Stuttgart los convirtía en virtuales ganadores, de modo que el choque contra el St.Pauli debía ser un mero trámite. Y lo habría sido de no haber intentado frustrarlo el eterno rival con su goleada. Fue necesario que Okudera, un japonés traído por expreso deseo de Weislweiler, anotara el gol definitivo.

Los dos encuentros fueron de infarto. Mientras el Gladbach ganaba al descanso 6-0 al Dortmund de Otto Rehhagel, el Colonia solo llevaba un único gol en su marcador. Al reanudarse el partido y en poco más de veinte minutos la cifra había ascendido a nueve. El 0-2 que ya acumulaba no serviría de mucho si en el otro encuentro se anotaban tres goles más. Y así fue, 12-0 y Berti VogtsAllan Simonsen o Juup Heynckes, hombre del partido con cinco goles, se frotaban las manos pensando que iban a conseguir su cuarto título liguero consecutivo. Sin embargo, la realidad fue bien distinta. El St. Pauli pudo sumarse a la fiesta de no ser porque Zimmerman y Konopcka salvaron dos posibles goles, que al final acabaron subiendo al marcador del Colonia para ampliar la goleada a 0-5.

Aquella jornada sería recordada a lo largo de los años por la feroz intensidad con la que el St. Pauli disputaba cada jugada, cuando no se jugaba nada puesto que ya era un equipo descendido, mientras que en el extremo opuesto se situaba la indiferencia con la que el Dortmund se dejaba golear. Ambas actuaciones han sido cuestionadas por todos los aficionados del país a lo largo de los años. La historia pudo cambiar si el Colonia hubiera encajado dos goles, esos que se salvaron en la misma línea y, entonces, la goleada de los chicos de Udo Latek habría tenido un final feliz.

1º FC Colonia 34 -> GF: 86; GC: 41; 48 pts

2º BorussiaM 34 -> GF: 86; GC: 43; 48 pts

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: