Skip to content

Marcelino, crónica de una muerte anunciada

6 febrero 2012

No podía ser de otra manera. No ganar un partido de liga en dos meses y ofrecer una imagen pobre de cara al gol han sido determinantes para que la paciencia de José María del Nido se agote. La derrota ante el Villarreal en la pasada jornada ha colmado el vaso.

Marcelino García Toral/lainformacion.com

Marcelino lo intentó. Con la llegada de Reyes en el mercado invernal, el bloque sevillista había ganado presencia ofensiva. Las llegadas se multiplicaron, así como la intensidad y la motivación del resto de compañeros. Los resultados seguían sin aparecer y caían eliminados de la Copa del Rey ante el Valencia. Demasiados contratiempos para un club del que se espera que ocupe perennemente las posiciones europeas de la tabla y luche como mínimo en dos competiciones.

Muchos piensan que él mismo puso su cabeza a disposición de la directiva cuando, con 45 minutos por delante, pasó a defensa de tres y borró a Medel del partido. Siete atacando:Reyes, Manu del Moral, Negredo, Kanouté, Navas, Rakitic y Trochowski pero una de las ocasiones más claras de gol sería protagonizada por un remate de cabeza de Fazio. Solo le faltó cambiar a Javi Varas por Babá para demostrar que no poseía ningún recurso técnico con el que levantar a este Sevilla.

¿Qué hubiera pasado si la jugada le hubiera salido bien? ¿Sería un héroe? Posiblemente no. Los remiendos in extremis nunca sirven para construir grandes fortalezas. Marcelino ha fracasado en Sevilla. No ha sabido mantener la identidad de un equipo cuyas bandas han desaparecido en los últimos tiempos y él no ha sabido recuperar al nivel esperado. El centro del campo no existe y las rotaciones se han ido sucediendo jornada tras jornada. Ni él se aclaraba, ni los jugadores le entendían. Además, enfrentarse con los principales estandartes del sevillismo más glorioso era algo imperdonable. El final era el anunciado. Marcelino ya no cuenta para este Sevilla. Es pronto para juzgar si su trabajo solo es aprovechado por los equipos que ascienden de los infiernos o luchan por no bajar a ellos.

Unos se van y otros llegan. Míchel es el elegido, lo era desde hacía semanas. El Sevilla habia contactado con él para ir preparándole el camino cuando su predecesor hiciera las maletas. Salvo contratiempos de última hora, se sentará la próxima jornada como nuevo jefe del banquillo. Él tenía ganas de aterrizar en un equipo con el Sevilla, con otras aspiraciones, aunque quizás en otra situación. Por fin, dejará de aparecer su nombre como el “escogido” cada vez que un entrenador de primera es destituído. Tiene casa hasta final de temporada, entonces, según lo conseguido se decidirá su permanencia. Ahora ya tiene destino provisional, solo le falta corresponder con los resultados que han tardado demasiado tiempo en llegar.

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: