Skip to content

Los días contados de Marcelino García Toral

11 enero 2012

El Sevilla FC no está bien. Primero fue su despedida de la Europa League antes de tiempo y ahora, tras resultados irregulares en Liga y una derrota por la mínima en Mestalla, pende de un hilo su continuidad en la Copa del Rey. Aunque no fue un marcador abultado en la ida, y es remontable, lo cierto es que hay cierto halo de desánimo en el entorno sevillista.

Marcelino García Toral / foto: lainformacion.com/Europa Press

A primera vista, los dos principales causantes del desánimo son los errores infantiles en defensa, que han permitido encajar goles vitales, y la falta de acierto en la portería contraria. El Sevilla llega, muerde pero no mata. Negredo es luchador, baja a recibir, a defender, a presionar pero no puede hacerlo todo. La presencia de Kanouté es intermitente por las lesiones y ya no tiene la vitalidad de un veinteañero.

Por mucho corazón que le ponga, no puede bombear por el resto de su equipo siempre.Navas y Perotti solo dejan destellos de lo que son, luces y sombras en noventa minutos que resultan insuficientes cuando el centro del campo no funciona. Cuando la creatividad se esfuma o no llegan los pases ingeniosos que despistan al rival, los hilos que unen al equipo desaparecen y las piezas se caen al abismo.

El destino del Sevilla pasa por la Copa del Rey, la única competición en la que pueden obtener un título. De caer eliminados ante el Valencia, el ronroneo que cuestiona aMarcelino se convertirá en altavoz de críticas. El técnico no ha terminado de convencer con sus planteamientos cambiantes, esquemas irregulares y defensa variable.

No hay un once titular que forme un bloque compacto, único e indivisible. Sino que dependiendo del rival se modifica el planteamiento yendo en contra de la instauración de una identidad propia. Carece de ella. Este Sevilla no juega sino que trata de sobrevivir manteniéndose en la parte alta de la tabla, teniendo en la mente el recuerdo reciente de aquellas gloriosas noches europeas que lo elevaron a la categoría de héroes de Nervión.

El fichaje de Reyes ha servido de apaciguador. Una bocanada de aire renovador que une pasado y presente para construir un futuro cercano. Dependerá del jugador que eso sea posible. Si encaja en la plantilla, si se involucra y se aleja de las polémicas que siempre le han perseguido allá por donde va, se convertirá en pieza clave de Marcelino, o del técnico que le sustituya si los resultados no son positivos en Copa del Rey ni en los duelos directos ante Betis. Porque los días de Marcelino en el Sevilla puede que estén contados.

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: