Skip to content

Chelsea, sentenciado en el último día del año

31 diciembre 2011

Cech, Ferreira, Luiz, Terry, Cole, Meireles, Ramires, Romeu, Mata, Drogba y Sturridge. Once jugadores, once futbolistas de calidad que han representado los colores delChelsea en el último partido del 2011. A simple vista, un conjunto al que podría ser complicado ganar e incuso empatar. Pero no es así y el Aston Villa lo ha demostrado ganándoles 1-3 en Stamford Bridge. Ante tal resultado y viendo su posición en la tabla, a once puntos de la cabeza, se empieza a pensar que son muchas las cosas que deben cambiarse en el 2012 si el equipo quiere optar a algún título en la temporada.

Fernando Torres/lainformacion.com/Getty Images

La materia prima la tienen. Un técnico inteligente que ha sabido motivar y exprimir el jugo de los que ha entrenado para obtener los objetivos. Una plantilla completa con jugadores de calidad, gran potencial y experiencia, pero que sobre el campo no dan lo mejor de ellos mismos. La clave está en saber el por qué de esta apatía que les impide brillar como debieran. Quizás la lucha de egos, el anteponer los intereses propios de cada figura a los del resto de compañeros sea una de los motivos. Lidiar con un plantel de tales características no es fácil. Cada uno debe tener su lugar sin que ello apague la actuación de los demás.

En tiempos de penurias, cuando las cosas no salen bien y el marcador ahoga se buscan culpables. Fernando Torres es uno de los sacrificados. Empieza a ser habitual verlo saltar al campo desde el banquillo. Está cuestionado, su valía y lo pagado por él. Es cierto que no pasa por su mejor momento, que está bloqueado y en estas circunstancias todo te sale al revés, incluso con la portería vacía. Pero también hay que reconocer que no solo es culpa suya. En más de una ocasión, cuando se ha desmarcado y se encuentra en una posición aventajada sobre el resto, nadie se fija en él, consciente o inconscientemente, y evita hacerle partícipe de la jugada. Posiblemente por pensar que cederle el balón es sinónimo de regalarlo al contrario. Pero no es la solución.

Si el Chelsea quiere convertirse en el equipo puntero que debiera ser, deben comportarse como una orquesta en la que ninguno de los instrumentos debe desafinar, tocar a destiempo o quedarse atrás. Por ello es necesario que todos pongan de su parte para superarse. Desde Cech, quien titubea en sus paradas y ha bajado un escalón en seguridad bajo palos, pasando por una defensa fallona y a la que le cuesta adelantarse a las llegadas de sus rivales y llegando a una delantera que no decide. El potencial ofensivo de los Blues es incuestionable pero su acierto empieza a quedar en evidencia. Mata es el único sustento del juego organizado, de la creación e inventiva para sacar de los apuros a los diez restantes pero es insuficiente puesto que uno solo, luchando contra el mundo, no puede ganar todos los partidos.

Villas-Boas le queda poco tiempo para encontrar soluciones. El lunes vuelve a tener un examen que no debe suspender. Ante los Wolves no pueden perder más puntos. Ganar es la única opción si los Blues no quieren que su futuro se vista de negro.

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: