Skip to content

El verdugo jugó en casa

4 abril 2011

El 2 de abril de 2011 será un día que muchos marcarán en los calendarios. Unos, lo tacharán por ser el día en el que obtuvieron una victoria en el Bernabéu, gracias a la cual la liga podría sentenciarse a favor del Barça. Otros, lo recordarán por romper la imbatibilidad que hasta el momento disfrutaba la guarida merengue en la presente temporada. También, por ser el día en el que Mourinho puso punto y final a más de nueve años sin perder como local. Habrá quien piense que es el día en el que Preciado calló al madridismo sobre el césped.

Hay mucho que comentar de un encuentro que, a priori, debía ser un trámite para el conjunto blanco. Un equipo que lucha por mantenerse en primera, frente a uno que hace cábalas para obtener el máximo de títulos a final de temporada. El antagonismo en estado puro. Sin embargo, el fútbol es impredecible y la lógica no tiene cabida. La primera parte ha sido para dejar patente las carencias que presenta este equipo cuando ciertos jugadores no intervienen en los partidos. El juego del Madrid se focalizó hacia las bandas. Un centro del campo en el que Khedira y Lass deben ser los protagonistas lo convierte en un agujero negro del que no emanan jugadas viables para el gol. Lentitud, torpeza, poca llegada, elaboración espesa y tocar lejos de la portería contraria convirtieron la primera mitad en una soporífera muestra de la debilidad madridista. Sin el desparpajo de Marcelo incorporándose por banda, sin el toque preciso en los pases largos de Xabi Alonso y su visión de juego, sin las embestidas de Cristiano Ronaldo captando la atención del contrario para, entre otras cosas, liberar a sus compañeros y sin los goles de Benzema, no han sabido ingeniar un plan de garantías que le acercara a la victoria.
La segunda parte debía ser diferente. El Real Madrid tenía que despertar, generar peligro e imponerse, pero las cuentas no salían. Las jugadas que no acababan antes de tiempo no se topaban con la fortuna entre los tres palos. Adebayor, aunque le pone ganas, ha dado varios pasos atrás. Su frescura, vitalidad y acierto se han esfumado. Se ha divorciado del gol. Mourinho intentó buscar alternativas. Quitó a Granero para que Higuaín volviera a los terrenos. La entrada del Pipita era necesaria pero no la salida del Pirata, quien daba el toque de creatividad. El ritmo de intensificó y el gol se mascaba en el ambiente. Se hacía esperar. La opción escogida para salirle al encuentro pasaba por emplear una defensa de tres formada por el recién salido Pepe, Albiol y Carvalho. Di María sería sacrificado para la entrada de Canales, quien completaría el cuarteto en la zona central, dejando por delante a Higuaín, Özil y Adebayor. Pudo salir bien pero, como recompensa, se encontraron con un golazo en su portería.
Poco tiempo para remontar, las llegadas y las ocasiones alborotadas se multiplicaron en los últimos minutos. Cuando la redonda no quiere entrar, no entra. Hoy el Real Madrid luchaba contra un muro, la impotencia de ver cómo se escapaba ante sí gran parte de la temporada. El buen planteamiento de Manolo Preciado en el Bernabéu ha influido sin duda alguna. Si el Villarreal no lo remedia ante el Barça, posiblemente, el Sporting se habrá convertido en el verdugo del Real Madrid.

From → Fútbol, Liga, Real Madrid

3 comentarios
  1. chimoeneas permalink

    Ahora sí que ya se confirma que se acabó la liga, para bien o para mal. Y se confirma de nuevo que Xabi Alonso es la pieza más importante de este Madrid: se puede echar de menos a Higuaín o a Cristiano, incluso a Özil y Di María, pero sin “el tolosarra” (?) el juego del equipo se resiente y mucho. El Madrid (ya se vio en Almería y otros partidos) se atasca ante rivales que se encierran en su área y ahí también se echaron de menos las subidas de Marcelo para abrir la lata. Aún así, no echaría la culpa ni a las bajas ni a la mala suerte: el Madrid debe tener recursos suficientes para ganar al Sporting (al que también hay que reconocer su buen planteamiento) y varios de los cambios de Mourinho fueron un tanto raros.

    Luego, más a largo plazo, estará por ver cómo se resiente Mourinho en su legitimidad tras este ¿fracaso? en Liga. Mou ha dejado de ser el técnico todopoderoso que aseguraba títulos con su sola presencia (por supuesto, habrá que ver lo que pasa en Champions y Copa): yo apostaría siempre por él, pero es difícil defender su continuidad después de lo que se hizo con Pellegrini.

  2. Ahora que lo pienso, falté a mi costumbre de poner spam! Y como no tengo que decir más sobre el tema del Madrid ni he leído nada interesante, te dejo con un artículo sobre Malvinas y Argentina (y también fútbol) que me gustó mucho: http://www.elpais.com/articulo/deportes/futbol/salvo/varias/veces/vida/elpepidep/20110404elpepidep_15/Tes

  3. Discrepo en algunas cosas Chimo. Es cierto que se complica la liga pero yo no doy nada por perdido hasta que matemáticamente es imposible.
    Con respecto al tema Mourinho, seguramente si no hay títulos a final de temporada, o no continuará o será cuestionado, pero yo prefiero quedarme con el trabajo que ha estado haciendo dentro del vestuario, que no es poco. Y también fuera de él. Ha hecho una buena temporada, ha conseguido grandes registros, ha llegado más lejos en Copa del Rey y Champions pero, seguramente, eso no sea suficiente para el aficionado madridista.
    La situación es complicada y parte de su destino no depende de él sino del FC Barcelona.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: