Skip to content

Miki Roqué, sí se puede

5 marzo 2011

El fútbol es un deporte que suele ser protagonista por la dura lucha entre rivales por conseguir un mismo objetivo, por sus goles imposibles, jugadas anecdóticas, polémicas, cruces de declaraciones y, en definitiva, porque los que lo amamos intentamos absorber cada gota de su esencia. En ocasiones, el fútbol nos presenta historias personales que humanizan un mundo cada día más superficial y egocéntrico. Hoy, nos despertábamos con una amarga noticia. Un joven jugador, una promesa del beticismo, anunciaba que debía ser tratado de un cáncer que lo apartará de los terrenos de juegos hasta final de temporada. Miki Roqué, emocionado y arropado por sus compañeros, contaba que las molestias lumbares que llevaba arrastrando durante semanas y que en ocasiones, como en el encuentro en enero en Villarreal donde se retiró lesionado, le había impedido jugar tenían una explicación. El doctor Calero ha comunicado que Miki padece un tumor maligno en la pelvis de grado 1-2: “somos muy optimistas en que la intervención quirúrgica pueda hacer desaparecer el tumor“. El jugador, que no pudo contener las lágrimas, se limitó a informar que se iba a perder la temporada y que ha decidido hacerlo saber cuanto antes. Por su parte, Rafael Gordillo ha mostrado todo su apoyo al central: “Miki esta muy fuerte, fortísimo. Todos estamos con él y vamos a poner todos los medios que sean necesarios“.

Quién le iba a decir al catalán cuando partía para incorporarse al Liverpool de Rafa Benítez en 2005, que en el mejor momento de su carrera, debería pulsar el botón de stand by para enfrentarse al partido más duro de su vida, la lucha contra el cáncer. Para los que hayan tenido la oportunidad de verlo jugar podrán hablar de él como un central de buena colocación y buen sentido táctico del juego. Entre sus virtudes destaca su velocidad, buenos despejes, juego aéreo en remate tras jugadas a balón parado, rapidez al corte y marcaje intensivo. Contundencia sin complicaciones que se ve mermada por su falta de experiencia cuando actúa sin templanza. Posee una buena visión de juego que le permite anticiparse y ganar la partida a los delanteros. Se trata de un futbolista al que le queda mucho por aprender pero cuyas tablas y experiencia, tras su dubitativo paso por Liverpool, Oldham Athletic, Xerez o Cartagena, se adivinaban tras cada jugada en la que participaba. En el Betis, poco a poco se posicionaba como una alternativa para suplir la fragilidad de Roversio y la edad de Belenguer. Ante el interés mostrado por equipos importantes como Espanyol, Valencia o Atlético de Madrid, el conjunto andaluz lo consideraba como intransferible incluso si se produjese el ansiado ascenso a primera. Con la autorización del juzgado de lo mercantil para fichar, Miki tendría ficha con el primer equipo.

Ahora, todo su futuro como jugador pasa a un segundo plano. Ahora toca librar la dura batalla contra su propio cuerpo. Otros futbolistas pasaron por una situación parecida. Molina, Jason Cundy, Lubo Penev, Neil Harris, Sergio Aragoneses o John Hartson miraron de frente a la enfermedad y la derrotaron. Alexandre Pato tuvo que lidiar a los 10 años con un tumor que pudo costarle un brazo. Sus ganas de jugar al fútbol, el espíritu de superación y lucha insaciable fueron superiores. En ninguno de los casos anteriores se dieron por vencidos sin antes intentarlo. Es la misma actitud que ha tomado Miki. Le esperan meses complicados donde el quirófano, los ciclos de quimioterapia, radioterapia y quizás dosis de bicarbonato sódico serán su compañía. Será un duro trance que vivirá con sufrimiento pero con la ilusión de recuperarse para volver a su sitio: el terreno de juego, donde la ovación del público le espera para darle de nuevo la bienvenida.


2 comentarios
  1. Es curioso que descubrí a este jugador gracias a ti y ahora me encuentro con esta noticia. Pude verlo jugar en el partido contra el Elche… tenía madera de buen central contundente y buen rematador, aunque cometió (como todo el equipo) más de un error grave: ahora que sabemos la historia que había detrás se explica todo. Le esperan días muy, muy duros; yo al menos no he vivido nada ni remotamente similar, pero por suerte está siendo tratado a tiempo y seguro que muy pronto estará volviendo a jugar. Ánimo para él.

  2. Escuchar esta noticia en cualquier jugador, pone los pelos de punta. Bueno, en cualquier jugador, y en cualquier persona de a pie. Pero, siendo Miki Roque tan joven, pues… Aún más. Y más teniendo en cuenta que es un futbolista con muchísimo futuro, de esos que puede ser internacionales si las cosas le salen bien.
    Mucho ánimo para él, por supuesto! Y un abrazo muuuy fuerte para ti, Montse!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: