Skip to content

España accede a octavos con un nuevo grito: ¡PASAMOS!

26 junio 2010

¡Pasamos! La selección española ha conseguido la ansiada plaza para octavos como primera de grupo. Nuestras ilusiones por disputar la final siguen vivas. La victoria ante el combinado chileno ha servido para meditar sobre numerosos aspectos. Hemos logrado el pase a la española, hemos logrado el pase sufriendo.

Si miramos atrás, hace pocas semanas, veríamos unanimidad en todos: España ganará el Mundial. Tras conocer la lista de convocados por Vicente del Bosque con esos jugadores, con ese banquillo, con ese técnico de talante y buenas maneras, con el nivel (también) de los descartados había unanimidad en todos: España ganará el Mundial. La euforia era general. Nos veían como favoritos/candidatos hasta fuera de nuestras fronteras. Nos tocó un grupo, a priori fácil, formado por selecciones asequibles a las que ya habíamos ganado.  Y llegó la hora del debut mundial. Con el primer partido se esperaba una victoria sin esfuerzo pero se transformó en una dolorosa derrota. Fue llegar y caer. De nada sirvieron los aplastantes datos sobre nuestra posesión del balón o las innumerables llegadas a puerta. Basta tocarla una vez para hacer gol. Y así fue, los suizos metieron el único tanto del encuentro que paralizaba nuestras expectativas. Contra Honduras tocaba enmendar errores y atracar la portería. Una goleada para contentar a los primeros detractores y para convencerse a ellos mismos era lo que necesitaba la Roja. Sobre todo para mantenerse a flote en un barco que podría hundirse si perdían de nuevo. Los internacionales saltaron al campo con sed de gol, todos querían marcar. La ansia de ese minuto de gloria provocó exceso de individualidades fruto de la confianza en la goleada. Al final, dos aciertos de Villa proporcionaron un amargo triunfo. Merecíamos más y ganar con mayor contundencia pero, nuevamente, nos cuesta marcar. Finalmente, llegamos al tercer partido. El choque contra Chile era el más duro de esta fase. Había que ganar. La plaza para octavos estaba en el aire. En cuestión de días habíamos pasado de ser ‘virtuales’ campeones del Mundo a suplicar por llegar a la siguiente ronda. Del PODEMOS llegamos al ¿PASAREMOS?

El encuentro contra Chile fue un tsunami. Desorganización, falta de estructura y de estrategia fueron las protagonistas en los 90 minutos. Cuando aún no se sabía el rumbo que tomaría el partido ni quién dominaría, llegó el gol. Tras varias amonestaciones en contra de Chile y situaciones que dejaban en evidencia nuestras carencias físicas, Villa anotó el primero a raíz de una jugada de Torres. El partido no cambió. Siguió intacto y siendo un caos. La diferencia con los anteriores encuentros recayó en la figura de Iniesta. Convertido a extremo se multiplicaron los córners y las ocasiones peligrosas. Así llegó el segundo, donde toda su calidad técnica y excelente toque de balón quedaron patentes. Dos a cero y regalo sorpresa con la expulsión de Estrada por doble amarilla. Marcador a favor y superioridad numérica, la combinación perfecta para ganar un partido. Pero los chilenos no se dieron por vencidos y siguieron presionando sin venirse abajo. Comenzaron jugando con una especie de 3-3-1-3. Sergio Ramos tuvo trabajo extra desdoblándose para frenar a Mark González y Beausejour. Aún así la situación recordaba al famoso Principio de incertidumbre de Heisenberg por el que se asegura que no puedes conocer simultáneamente la posición y el momento de un objeto. Si tienes uno, desconoces el otro. A Ramos le sucedió lo mismo. Podía marcar a González pero entonces Beausejour quedaría libre. Si acudía por Beausejour, quedaba libre Mark. Uno u otro pero nunca ambos a la vez, lo que provocaba un hueco que Piqué intentaba tapar para ayudar al madridista.

Este inquietante encuentro sirve para comprobar los fallos que debe corregir Vicente de cara al duelo contra Portugal. El cambio de Iniesta por Navas perece uno de los grandes aciertos. Aunque Jesús proporciona velocidad, debe introducirse en las segundas partes como revulsivo al juego. Sus llegadas son peligrosas cuando regatea a los contrarios y se cuela con habilidad por banda. En su mejor estado, Iniesta aporta ese plus de superioridad, de cabeza y de calidad que nuestra selección necesita. Sergio Busquets ha mejorado confome transcurren los encuentros. Contra Suiza realizó una pobre aportación que lo llevó a protagonizar frases como: Busquets sobra, el doble pivote sobra. Con Xabi Alonso se estorbaba y su trabajo resultaba redundante. Ha ido de menos a más y ya no es innecesario, o eso parece. La entrada de Javi Martínez por Xabi Alonso sirvió para contener a Ramos y coartar sus excesivas subidas. Torres sigue caminando por este mundial con la misma de un dalai. Aún tiene que encontrarse con su toque, su estado de forma y su movilidad. En octavos no hay pruebas, sólo hay resultados visibles y se necesitan sus goles.

Vamos de menos a más pero nos falta mucho recorrido. Suiza, Honduras y Chile no debieron ser rivales para España. Somos superiores y hay que demostrarlo en el campo. ¿De qué sirve dominar un partido barriendo las estadísticas en posesión si no llegamos con contundencia a puerta? Pecamos de exceso de toque cuando tocándola sin abusar obtendríamos la fluidez para meternos en el área contraria y crear ocasiones de peligro. Los ensayos se han acabado, cualquier error puede devolvernos a casa y aún parece que Vicente especula con el once inicial. Hay que construir un bloque inamovible para los partidos. Una base inquebrantable salvo lesión o amonestación. A ese eje principal se añaden un par de jugadores que rotan dependiendo de las características del rival. Pero no hay que confundir jugar con los mismos a jugar de la misma forma. Cada contrario es diferente. Al igual que Chile cambió su esquema de juego contra España y prefirió no esperar a recibir la visita en su campo. Bielsa optó por presionar excesivamente adelantados para asfixiar a la Roja. Hay que saber adaptarse y descubrir los errores de cada choque en el acto. Que no termine el partido sin saber cómo solucionarlo sino sobre la marcha ponerle remedio. Si esto sucede contra Portugal, si volvemos a dormirnos, podemos ir comprando el billete de vuelta.

Hemos pasado, estamos en octavos pero nuestro juego no convence. En la Eurocopa demostramos que sabemos jugar y ganamos por ello. No sirve de nada jugar bien si pierdes. Todos saben de lo que es capaz la selección española, ahora sobre el terreno hay que demostrar que también ganamos mundiales. Otras selecciones ya consiguieron su objetivo jugando mal. Ahora es nuestro momento, debemos ganar todo lo que nos queda por delante sin mirar el rival. Nos merecemos este triunfo por todas aquellas veces que pudimos ganar por nuestro juego pero nos quedamos en el camino. Juguemos mal o bien….¡pasaremos!

4 comentarios
  1. jorge permalink

    vas a llegar lejos……y tus conocimientos como informatica te ayudaran…..sigue asi pulguilla..

  2. Eso es un artículo, y lo demás, tontería. jajajajajaj! Que algunos aprendan. Lo que le queda a España puede ser… Portugal, Japón o Paraguay, Alemania/Argentina/México/Inglaterra… Es un camino difícil hasta el título. Pero bueno, es un mundial, ¿qué va a ser? Para ser los mejores del mundo hay que ganar a los mejores.

    Montse, como siempre, muy buen artículo. Sé que te empeñas en que sea crítico, pero de momento, no hay motivos. Un beso grandísimo, guapa!

  3. España… Camino dificil para llegar a la final… ¿quién dijo que iba a ser fácil? Para ganar el Mundial hay que ganar a los mejores… ¿Imposible? No, pero hay que dar el 200% contra posibles rivales como Alemania, Argentina, Inglaterra, etc.

    Como siempre, un buen artículo. Esta vez, tampoco voy a ser crítico contigo, porque no debo. jejejejeje! Un beso, guapa.

  4. Ayosinho permalink

    España a ganado jugando mal, con lo único que nos podemos quedar de este partido es que pasamos, los campeones tienen eso que aunque jueguen mal pasan lo cierto es que hemos jugado contra selecciones de nivel bajo o medio bajo, haremos lo mismo contra selecciones de primer nivel?, soportaremos la presion de jugar a un partido único?, tenemos calidad para ello, jugador por jugador ganamos a todas las selecciones pero eso no basta para ganar un Mundial, tendremos que ver a Villa contra una Argentina, Alemania, Brasil… Recuperar a Xavi que creo que los 2 medio centros se quitan espacios entre ellos 3. Son detalles a tener en cuenta para estas eliminatoria a un solo partido, vimos en el partido de Chile como Sergio Ramos cubría al interior y al lateral chileno. No me ha gustado nada lo que esta haciendo Del Bosque porque esta variando mucho el once inicial, lo cambio antes de empezar el mundial, lo cambio en el segundo partido del mundial, en el tercero lo mismo… Es cierto que tenemos gran profundidad de plantilla de calidad pero toda seleccion necesita un esquema y un once inicial fijos, todavía no se ha encontrado el once fijo y esa puede ser la perdición de la selección, espero que mientras lo encontramos las individualidades consigan ganar los partidos, porque eso es realmente lo que marca la diferencia en todos los equipos y selecciones, la individualidad del crack, y en estos momentos estan siendo Villa e Iniesta. Arriba España! a por Portugal.

    PD: Gran articulo como siempre, espero ese morbo en las semifinales entre Alemania – España 😀

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: