Skip to content

Jornada de Reflexión

10 abril 2010

Se lleva hablando mucho tiempo del gran clásico del fútbol mundial y por fin ha llegado el día que todos los amantes de este deporte esperaban. El duelo entre los mejores y más caros jugadores tendrá lugar esta noche en la guarida blanca. Como siempre que se produce un encuentro de tales características los tópicos, rumores y ataques entre ambas entidades llenan nuestros medios de comunicación caldeando un ambiente encendido, ya de por sí, debido a la trascendencia e interés que despierta el choque. El asedio de increpancias por parte de ambos bandos se produce en forma de dardos envenenados que incitan a la proliferación del juego sucio y antideportivo llegando incluso a ir en contra del espectáculo que debería ofrecer la lucha entre estos dioses del balón.

El partido del Bernabeu trae consigo innumerables alicientes adheridos a la fiel lucha entre rivales directos. La igualada de puntos, la pugna por el liderato, el duelo de egos entre Messi y Cristiano Ronaldo, la presencia o no de Guti y Raúl, la ausencia de fichajes estrella como Kaká e Ibra y la toma de contacto culé con el banquillo blanco ante una posible visita el 22 de mayo, son algunas de esas especias que condimentan este plato tradicional que año tras año, y dependiendo de los ingredientes, toma un sabor distinto. El problema aparece cuando esa obra gastronómica, que es bastante golosa de manera innata, se sobrecarga de sabores superfluos que no aportan nada estéticamente pero que afectan en el paladar de los comensales.

En partidos de gran interés general y ante el excesivo bombardeo de comentarios infundados y críticas por parte de los implicados y de sus forofos, debería fomentarse la aparición de la jornada de reflexión también en el fútbol. Al igual que ocurre en política cuando hay elecciones generales, en fútbol debería dejarse varias jornadas de silencio en las que no se pudiera comentar nada del clásico. De esta manera en el día del choque el único protagonista sería el fútbol y los jugadores no llegarían al asalto nerviosos, encolerizados o pendientes de otros aspectos que los descentren. Los comentarios se producirían a posteriori, cuando el partido hubiera finalizado y las críticas tengan un fundamento empírico. A veces se nos olvida el motivo por el que el duelo entre Real Madrid y FC Barcelona es tan transcendente. Hablar del clásico es hablar de gran juego, deleite de goles, jugadas imposibles, héroes ganadores y pobres vencidos, es decir, es hablar de fútbol. Que no se nos olvide nunca cuál es el fin por el que nos concentramos ante las pantallas de televisor y dejemos que los verdaderos protagonistas sean los que hablen…pero sobre el terreno de juego y con el balón en sus botas.

One Comment
  1. Este partido es el más loco de pronosticar de los últimos años, las apuestas pueden decir lo que quieran pero ni Dios ni su hijo (Messi) saben que va a pasar.

    Buen blog. Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: