Skip to content

Mundial de Alemania´74: La magia de La Naranja Mecánica

28 marzo 2010

En el verano de 1974 arrancaba un Mundial de Alemania repleto de novedades y anécdotas que, de inicio, lo convertían en un torneo diferente a los demás. El campeonato seguiría el ritmo de juego impuesto por la batuta de la selección holandesa: Johan Cruyff, quien sería el estandarte de la apodada Naranja Mecánica creadora de un nuevo concepto en este deporte, el del “fútbol total”.

Como principales novedades destacan las referentes al sistema de clasificación y a la preciada Copa que todas las selecciones ansiaban. Con respecto a lo primero, de los 16 equipos participantes se redujeron a la mitad en la primera fase. Los ocho combinados restantes se dividían en dos grupos de modo que los ganadores de cada uno se enfrentarían en la final y las dos selecciones que acabaran segundas lucharían por el tercer y cuarto puesto. Por su parte, el trofeo había sufrido un cambio de imagen obra de Silvio Gatzania quien se inspiró en dos atletas victoriosos elevando los brazos para sostener el globo terráqueo.

Fue un Mundial que no pasó desapercibido por las innumerables situaciones adversas en las que se vio envuelto desde la fase de clasificación. Una de las grandes ausentes fue la Unión Soviética que se negó a presentarse a la eliminatoria de vuelta en Chile por querer solidarizarse con el gobierno de Allende tras el golpe de estado con el que Pinochet convirtió al país en un campo de concentración. Ante la negativa rusa a jugar la vuelta los chilenos, para desviar la atención de la crisis política que atravesaban, llevaron a cabo el partido sin contrincante. Marcaron un gol simbólico a una portería vacía pues sólo disputaban el encuentro los once locales contra su conciencia. Finalmente se decidió que Chile fuera al Mundial aunque cayó eliminado en la primera ronda sin ganar ningún partido ya que para equilibrar los encuentros quizás necesitaban jugar solos. La selección Argentina es otra de las que fueron protagonistas por los escándalos que la rodearon. Logró su pase al Mundial al superar a Bolivia y a Paraguay tras un dudoso penalti a favor de la albiceleste y la expulsión de dos paraguayos. Ya en Alemania, para estar en la segunda ronda, los argentinos debían derrotar por varios goles a Haití siempre que los polacos ganaran a Italia. Las primas no se hicieron esperar y llegaron hasta los terrenos de juego donde jugadores italianos ofrecieron en el descanso mil dólares a los polacos por dejarse empatar cuando perdían por un 2 a 0, aunque éstos ya venían incentivados por los argentinos. Finalmente, la albiceleste estuvo en la siguiente ronda sin tener claro si fue por méritos propios o no.

La resaca provocada por los asesinatos de deportistas israelíes en los JJOO de Munich de 1972 hizo que se reforzaran las medidas de seguridad y la protección, llegando a asegurar a participantes y trabajadores. En Alemania 74 se produjo el primer caso de dopaje en la historia de un Mundial al descubrir que el haitiano Ernest Joseph consumió efedrina. Sin que sus propios compañeros lo supieran, fue sacado a la fuerza por los agentes del dictador de Haití quien ordenó su detención clandestina durante dos años.

La anécdota la puso la novata selección de Zaire, su inexperiencia e ignorancia de algunas reglas provocó que al enfrentarse contra la gran Brasil y al pitarles el árbitro un libre directo en contra cerca del área de los africanos, se produjera un curioso incidente que a día de hoy sigue siendo recordado. Cuando sonó el silbato que permitía el lanzamiento de la falta, rápidamente, se apresuró hacia el balón uno de los zaireños que lo despejó al centro del campo.

En este Mundial se pudieron presenciar grandes duelos. A la segunda fase pasaron Holanda, Brasil, RDA y Argentina por un lado, mientras que el otro grupo lo conformaban RFA, Suecia, Polonia y Yugoslavia. La primera bomba fue la que explotó en el enfrentamiento entre Argentina y la imparable Naranja Mecánica. Como diría Cruyff, el combinado argentino estaba formado por fantasmas sobre el campo. La derrota por cuatro goles de ventaja resume el dominio del balón inexistente para los sudamericanos. Brasil luchó contra Polonia por un tercer puesto que se llevó con bastantes apuros la canarinha. La final la disputaron RFA y Holanda, los dos colosos que brillaron con luz propia a lo largo de todo el torneo.

El partido por hacerse con la recién estrenada Copa se disputó el 7 de Julio en el estadio Olímpico de Munich. Los alemanes saltaron al campo con su once de gala: Maier, Vogts, Schwarzenbeck, Beckenbauer, Breitner, Hoeness, Bonhof, Overath, Grabowski, Müller y Holzenbein.  Holanda lo hizo con los culpables de la creación de la totalidad en el fútbol: Jongbloed, Suurbier, Rijsbergen (de Jong, m. 68), Haan, Krol, Jansen, Neeskens, Van Hanegem, Rep, Cruyff y Rensenbrink (R. Van de Kerkhof, m. 46).

Los holandeses guiados por el resplandor de clase que desprendía la estela de Cruyff llegaron a este punto con catorce goles a favor y sólo uno en contra. Su superioridad quisieron dejarla patente marcando un temprano gol sin que  los alemanes hubieran tocado el esférico. Pero el rumbo del encuentro dio la vuelta conforme avanzaba el tiempo y gran culpa de ello fueron las botas del que mayor cantidad de goles había convertido en los mundiales, Gerard Muller. Fue un cara a cara apasionante. Se enfrentaban la experiencia de los tres mundiales de Franz Beckenbauer contra la capacidad de mando de Cruyff. La picardía de Neeskens frente al cerrojo de Maier y Vogts. El fútbol colectivo y la estrategia de juego adornada con talentos personales versus la fluidez de movimientos rápidos para taponar todos los espacios relegando a un segundo plano la posición en el campo.

La final comenzó con el primer penalty en esta fase del campeonato a favor de los creadores del fútbol moderno. Cruyff es derribado en el área y la pena máxima la transforma Nesskens. A pesar de llevar el marcador en contra, los alemanes no se intimidaron y cambiaron la estrategia. Vogts bloqueó la capacidad creadora de juego de Johan y Bonhof hizo lo propio con Neeskens. El capitán Beckenbauer deleitó al público con genialidades que monopolizaron el centro a favor de los delanteros alemanes y que provocaron, tras mucha persistencia, un nuevo penal que subió al marcador gracias a Breitner. El encuentro se igualó, aunque el peso del choque recayó en las espaldas alemanas. Esa persistencia delantera acompañada de una defensa fuerte y dura a la que contribuía Schwarzenbeck definía al seleccionado federal como un equipo que exprimía su máximo rendimiento para hacerlo fiable a la par que efectivo. De ahí que llegara el segundo y último gol del partido. No podía ser otro que Muller quien le diera la vuelta al marcador.

En la segunda mitad, los holandeses buscaron fervientemente el empate. El cansancio físico les pasó factura con intereses y las grandes actuaciones del arquero Maier los alejaban de su propósito. La naranja mecánica se debilitaba mientras los alemanes se encerraban en su campo para mantener el marcador intacto. Aún así nunca se rindieron y buscaron hacerse con una remontada épica y conseguir goles en el descuento que nunca llegaron. Tras el pitido final que concluía el partido y el Mundial del 74, el trofeo se quedaba en casa y el cuadro holandés se convertía en el ganador moral de un reino del que no tenía corona.

Johan Cruyff, eje central del magnífico juego de su equipo a lo largo de la competición asumió su culpa en esta final confesándose como el autor de esta derrota. Pero este Mundial pasaría a la historia del fútbol internacional como uno de los más brillantes gracias al juego de esta selección que supo compaginar la fortaleza física de sus jugadores con grandes dosis tácticas. Su estrategia con gran calidad la convirtieron en una máquina casi perfecta que exigía el máximo rendimiento a sus pupilos. Para tratar de explicar esta clase de maestría de “La Naranja Mecánica”, Johan comentaba: Holanda no tiene un sistema de juego. Tiene varios y los aplica según las necesidades del partido. Nos importa saber como juega el adversario, sus puntos fuertes y sus flancos débiles. Pero sobre todo nos interesa saber que somos capaces de hacer .

From → Fútbol, Mundiales

4 comentarios
  1. El partido con que Chile clasificó fue ganado 1-0 http://www.youtube.com/watch?v=NUE2cC7qY3w
    El 0-5 que se registró fue de un partido que se jugó luego de esto en el estadio Nacional de Santiago donde Chile perdió a manos de Santos a Brasil.-
    Encontré tu página gracias a tu twitter.-
    Espero haber ayudado
    éxito
    http://www.twitter.com/guruzazo

  2. Gracias por el video!

    La goleada del Santos se produjo después de este encuentro que ha sido recordado como el partido más triste jamás disputado. Los brasileños le endosaron a los chilenos un 0-5 sin la presencia de Pelé.

    Saludos.

  3. Despues nos fue HORRIBLEMENTE mal en el Mundial =)
    Pero el 2010 pasaremos a segunda ronda con 9 puntos de 9 posibles =)
    Cualquier cosa me agregas a MSN para debatir sobre fútbol Chileno si te interesa: guruzazo@gmail.com

  4. Madre mia el Mundial del 74.

    Que pasada era ver a la “Naranja Mecanica” que el unico que chirriaba para mi era el portero con el numero 8, por favor, pero bueno daba gusto verlos, pero delante estaba la Alemania de Becknbauer, increible, buena final pero no se por que se sabía quien iba a ganar

    Eso si uno de los nombre propios además de los Cruyff,Muller y compañia, fue Lato, que pasada de jugador.

    Eso si en Argentina había muchos jugadores de la Liga,Kempes,Cacho Heredia,Raton Ayala, Fillol, ect..

    Un saludo Montse genial
    Atletico-Liverpool

    The Kid Torres

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: