Skip to content

Mi primera final: Argentina – Alemania

23 marzo 2010

A falta de 79 días para el Mundial de Sudáfrica es inevitable echar la vista atrás y recordar los torneos disputados con anterioridad. Las comparativas y expectativas entre unos y otros están a la orden del día y nos emocionamos cuando revivimos jugadas que marcaron un antes y un después en la historia de este deporte. Una mención especial se la lleva el Mundial de México 86 cuando por primera vez un país repetía la adopción de un evento de tales características. El mérito se debió a la negativa de Colombia, la primera candidata, por no poder hacerse cargo de la organización del campeonato.

Fue un Mundial que aportó grandes joyas al fútbol de nuestros días tanto en jugadores, duelos, remontadas y jugadas irrepetibles pero que también será recordado por la aparición en los terrenos de juegos de la, tan presente,ola mexicana“. Brasil cayó eliminada en la tanda de panltys en cuartos de final ante una Francia que fue derrotada en semifinales por la RF Alemana. El duelo entre Argentina e Inglaterra en cuartos es reconocido a nivel mundial por dos acciones principalmente que llevarían a su autor a ser galardonado como el mejor jugador del torneo: el gol con la mano de Maradona -la famosa “mano de Dios“- y una posterior obra de arte del pelusa.

Argentina llegaba invicta a la final de la Copa. Había conseguido 5 victorias y un empate gracias a un gran rendimiento que fue superándose a medida que se disputaban los partidos. La selección, al frente de Bilardo, estaba formada por futbolistas de primer nivel como Pumpido, Batista, Brown, Burruchaga, Cuciuffo, Maradona, Valdano, Enrique, Olarticoechea o Ruggeri. La albiceleste, a medida que se enfrentaba a un nuevo choque, aumentaba su superioridad y su homogeneidad tanto técnica como táctica. No ganaba a sus contrarios sino que los apabullaba con una gran fortaleza ofensiva gracias a la triada formada por Maradona, Burruchaga y Valdano.

Alemania, por su parte, presentó su mejor cara cuando derrotó a la favorita Francia y aún así le faltaba una gran dosis de creatividad que Franz Beckenbauer supo encauzar para convertir al equipo en uno de los más competitivos y disciplinados del campeonato. Orden, equilibrio y un régimen estricto en el juego fueron las claves para llevar a su equipo a la final. Su pelotón se nutrió de jugadores expertos y muy tácticos: Lothar Matthaus, Briegel, Schumacher, Brehme, Föster, Jakobs, Eder, Berthold, Magath, Rummenigge o Allofs son algunos de los que jugaron el último partido.

Si los argentinos llegaron a la lucha por el primer puesto sin conocer la derrota, los alemanes tuvieron que remontar la mayoría de los partidos para conseguir revertir la situación y hacerse con los encuentros. El duelo ante ambos gigantes tuvo lugar el 29 de junio de 1986. Bilardo sabía que su jugador más decisivo, Maradona, sería fielmente marcado por Matthaus, así que lo pasó a un segundo plano y cedió el protagonismo a Enrique y Burruchaga que crearon la música en el campo a través del ritmo y la fluidez de movimientos. La balanza le tocó igualarla a Batista mientras que Valdano fue una pieza angular en esta obra de arte. Con su inteligencia y tesón tuvo que parar a Briegel para que no tuviera la posesión del balón a la vez que dosificaba la ofensiva argentina. Jorge estaba en todas partes: defendía, jugaba y hasta marcaba. Fue suyo el segundo gol tras la acción de Brown de cabeza. La eliminatoria se decantaba a favor de los argentinos por poco tiempo. A Alemania le bastó con dos centros de Rummenigge y Voller para igualar el partido, 2 a 2 y a empezar de cero. El tanto que le dio la victoria a la selección de Bilardo lo marcó Burruchaga y Argentina conseguía su segundo título mundial en 8 años.

Fue un campeonato inolvidable por la aparición de grandes héroes, promesas que despuntaban y jugadores con nombre propio que se afianzaban en su estrellato. Argentina supo aprovechar sus cartas para derrotar a una selección alemana que como dijo el inglés Gary Lineker en una ocasión: El fútbol es un juego que enfrenta a once contra once y en el que siempre gana Alemania” aunque en esta ocasión no pudiera aplicarse correctamente.

La conclusión de los técnicos de la FIFA ante esta final fue la siguiente: “Esta Copa demostró que las individualidades pueden imponerse de nuevo dentro de un contexto futbolístico cada vez más colectivo. Un jugador brillante e individualista condujo a su equipo hacia la consecución del título de campeón del mundo: Diego Armando Maradona. Tuvo una conducción perfecta, un arranque explosivo y un rol mixto: fue conductor y goleador. La victoria de Bilardo no sólo se explica en el aspecto táctico, también logró que Maradona, este genio que toma la forma de un artista egocéntrico, marcado por su constante propensión a hacer demostraciones personales, se transformara en un jugador que, de repente, inspiró el juego colectivo y además decidió partidos con sus penetraciones. Ese es el gran mérito de Bilardo. Fue él quien ayudó de manera decisiva a que Maradona sea la estrella que defintivamente es hoy en día. El fútbol del mundo tiene en él a un nuevo ídolo.”

From → Mundiales

4 comentarios
  1. La verdad es que no sabia lo de que no lo pudo organizar Colombia, gracias

    Para mi fue el primer Mundial que recuerdo, me acuerdo de cantar los goles del Buitre y de “Enamorarme” del Pelusa, que partidos.

    Esa final la gano Maradona, pero enfrente estaba un pedazo equipo, los Rummenigge,Brehmen,Voller, Matthaus y demás eran una maquina de destruir equipos.

    Que pena que a Burruchaga le tocara “bailar” con Marado, por que era un jugadorazo a la sombra del D10S.

    Un saludo, genial el post

    Atletico-Liverpool

    The Kid Torres

  2. También fue la primera final mía, aunque no la recuerdo, ya que tenía sólo un año. La primera de verdad fue la de Italia 90′, mismos equipos y resultado opuesto.

    Muy interesante la reflexión final. Bilardo, un genio de los banquillos, fue el que mejor supo manejar al egocéntrico Maradona, y uno de los pocos que supo asignarle el rol adecuado a sus características. Igual el Diego podría recordar algunas de las cosas que le enseñó Bilardo en el ’86 y transmitírselas a un tal Leo.

  3. Muchas gracias a ambos!!! Nada tiene q ver esa Argentina con la que hoy,curiosamente, entrena Maradona. Parece ser que no se le da bien todo y que fuera un buen jugador no lo convierte en un gran seleccionador.

Trackbacks & Pingbacks

  1. Tweets that mention Mi primera final: Argentina – Alemania « La otra cara del fútbol -- Topsy.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: