Skip to content

Lucha por el oasis australiano

20 marzo 2010

En medio del desierto de la Fórmula 1 en la que ésta tiene una monogámica relación con Ferrari, Mclaren pretende crear su oasis privado donde ninguna otra escudería tenga cabida. La voz cantante en las 25 carreras disputadas en Australia la ha llevado la escudería británica, aunque su hegemonía se ha ido perdiendo en la última década con la intromisión de Ferrari y Renault. El circuito Albert Park es un manantial de agua bastante goloso para las sedientas escuderías que pretenden hacerse con el podio en esta temporada que acaba de comenzar. McLaren, con sus triunfos desengrasados en los últimos años, desea hacer realidad este espejismo de monopolio manteniendo el primer puesto en cuanto a éxitos se refiere. Muy cerca le sigue la escudería italiana, con quien comparte los mejores registros de vueltas rápidas y le asedia en esta persecución por el oasis australiano.

Si viajamos en el tiempo al pasado mundial, es fácil comprobar cómo las estadísticas están para romperlas y, a veces, para destriparlas. El gran premio del 2009 fue uno de los más accidentados que se recuerdan y muchos pilotos fueron protagonistas por sus actuaciones dentro y fuera del circuito. Un total de ocho pilotos acabaron la carrera como si no hubieran viajado a las antípodas: Raikonnen, Massa, Kubica, Piquet, Vettel, Nakajima, Kovalainen y Hamilton. Éste último, sucumbió a los encantos de Pinocho, y aseguró a los comisarios que Trulli lo adelantó cuando iba tercero y el safety car lideraba la carrera. Con videos de por medio pudo demostrarse que a este gran piloto le debería ir mejor con una posible cojera -ya saben, se coge antes a un mentiroso que a un cojo- así que fue descalificado tras finalizar tercero por detras de Button y Barrichello. Su compañero de McLaren, Kovalainen, abandonó la carrera recién iniciada tras un choque con el RedBull de Webber por lo que la escudería no obtuvo recompensa.

En el 2010 los británicos pretenden volver a colonizar tierras australianas con sus nuevos monoplazas. Limpiarán a conciencia los retrovisores para no perder de vista la mancha roja que se les acerca a pasos agigantados para colocar su bandera conquistadora aunque no serán los únicos  a tener en cuenta ya que un amplio abanico de posibilidades se despliega. El trazado australiano posee todos los ingredientes para sazonar esta ensalada de pilotos que lucharán con sus monoplazas por hacerse con la carrera. Aquí los errores se pagan caro y los frenos vuelven a ser protagonistas como en Bahréin. El bacheamiento del asfalto pone una dura prueba de fondo a las suspensiones y al ser tan abierto Albert Park favorece la aparición de curvas lentas, como la de Prost que se llega a coger en segunda. La falta de agarre y tracción puede pasarles factura con intereses y para compensar este exceso de lentitud se busca el equilibrio que les de buenos tiempos en las semirrectas de Lauda o Waite .

Aún queda una semana por delante para poder saborear este suculento manjar que nos depara la fórmula 1. El liderato de la carrera sigue en duda y hasta no conocer los tiempos obtenidos en las rondas clasificatorias no tendremos un atisbo de lo que sucederá en las 58 vueltas que forman el gran premio. De momento, el favorito debe ser el Kaiser quién es el que más veces ha subido al cajón pero no debe confiarse porque le siguen de cerca muchos adversarios que desean ir firmando con nombre propio cada uno de los escalones subidos hasta conseguir el liderato tras los 19 grandes premios que forman la temporada.

From → General

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: