Skip to content

La Fábrica de Sueños tiene que despertar

14 marzo 2010

Un hombro dudoso, un gol a domicilio, varios disparos al larguero y la persecución a Navas resumen en pocas palabras lo acontecido anoche en la Bombonera de Nervión. Un duelo bastante igualado en el que el Sevilla no quiso conformarse con el empate mientras los gallegos firmaron las tablas tras el tanto de Adrián.

Lotina no quería estropear la fiesta por su nueva renovación y puntuar fuera de casa, donde llevaba tres meses sin marcar en Liga, era un regalo que no podía rechazar. Los blanquiazules, que anoche vestían de negro y rosa, se llevaron de Sevilla un buen sabor de boca y un punto de un rival directo por su lucha por los puestos de cabeza, además de añadir uno más a su propio gol average. Cara y cruz de un mismo resultado que a los sevillanos les supo a poco cuando podían haber rematado el marcador con un poco más de acierto puesto que las ganas le sobraban.

El partido se inició con ambos equipos presionando sin ceder metros en el campo. El ritmo lo marcaron los locales al son del himno argentino con las incursiones al área de Fazio y Perotti. Ambos fueron los ideadores de la primera llegada clara que se transformó en gol. Perotti centra a la cabeza de Fazio que la estrella contra la red. El marcador se mantuvo poco tiempo con esta ventaja, el necesario para que Adrián culminara al primer palo una elaborada jugada creada tras la apertura de Guardado. Un gol de un auténtico 9 tras un desmarque perfecto y el fallo de Escudé quien no llegó a tiempo debido a la rapidez de Adrián.

El empate reinició el partido sin variar su curso. De nuevo Perotti protagonizaba una clara ocasión con un lanzamiento en la base del palo izquierdo de Aranzubía pero sin fortuna esta vez. Los espacios desaparecían para los sevillanos mientras los deportivistas cerraban todos los huecos haciendo de su campo un fortín inaccesible. El Sevilla sólo podía hacer daño por alto ya que las bandas estaban muertas con el asedio a Navas. Laure se convirtió en la sombra del sevillano al que consiguió detener con la ayuda de Guardado y hasta de Valerón cuando fue necesario.

Con la desaparición de las bandas y el juego aéreo frenado excelentemente por los gallegos, a Jiménez se le acababan los recursos para sorprender a un Depor centrado y sosegado. La única solución posible a este enigma pasaba por potenciar las contras gracias al juego retrasado de Kanouté. De esta manera Navas asistido por el francés se enfrentó a Aranzubía, quien fuera del área protagonizó la jugada más polémica del choque al desviar el esférico con un dudoso hombro, que fue interpretado por los locales como una mano clara.

La segunda mitad continuó con el dominio de los andaluces que sin llegar a profundizar dominaron el partido con iniciativa. Navas y Perotti seguían presos de la defensa visitante por lo que Stankevicius se hizo con el papel principal bombardeando peligrosamente el área y la guarida del guardameta blanquiazul. Las ocasiones llegaban sin acierto. Luis Fabiano, que saltó al campo para sustituir a un árido Negredo, hizo tambalear el larguero con un fuerte disparo que acercaba el segundo al marcador.

El Depor por su parte, no se daba por vencido aunque daba por válido un empate lejos de casa. Hasta con cuatro jugadores llegaron a atacar. Al tridente formado por Adrián, Valerón y Juan Rodríguez había que añadir de manera alternada las ayudas de Juan Domínguez y Guardado. Palop, fiel a su seguridad, impidió que los visitantes sentenciaran el partido. Con la salida al campo de Capel y Acosta para dar descanso a Perotti y Kanouté de cara al próximo enfrentamiento europeo, el equipo intentó marcar un tanto que le diera la victoria que necesitaban los sevillanos para reivindicar su lucha por el tercer puesto. Pero los esfuerzos de los jugadores de ambos clubes no tuvieron recompensa. El Depor no se lo puso fácil y quería su revancha tras la eliminación copera. El Sevilla no se intimidó pero se quedó en mucha voluntariedad y valentía. Puntos repartidos que resultan escasos para los sevillanos y un dulce caramelo para los gallegos.

Con el final del partido el Sevilla borra su disco duro liguero para centrarse en la vuelta de los octavos de final de la Champions, que tendrá lugar el próximo martes contra el CSKA. No ha reservado a nadie y Jiménez sigue apostando por un equipo ganador que sobreviva en las tres competiciones en las que aún sigue presente. Tal como declaró el técnico sevillano: “aquí importante es todo”, es decir, pasar a cuartos en Europa, ganar la final de la Copa del Rey y ocupar el tercer puesto en Liga. Los resultados no terminan de acompañar al Sevilla FC pero las ganas y las intenciones no le faltan a esta Fábrica de Sueños que siguiendo por este camino no se convertirán en pesadillas.

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: