Skip to content

Intencionalidad a debate

1 marzo 2010

La victoria del Arsenal en Staffordshire se ha ensombrecido por la grave lesión que sufrió el centrocampista Aaron Ramsey tras chocar con Ryan Shawcross en el encuentro del pasado sábado ante el Stoke City. Todos los que estaban presenciando el partido se paralizaron cuando vieron la fuerte entrada que sufrió Ramsey y que le provocó la doble fractura de tibia y peroné. El jugador tuvo que ser retirado del terreno de juego en camilla y con oxígeno mientras sus compañeros le distraían para que no mirase su pierna.

En pocos minutos la imagen circulaba por todo el planeta y en Inglaterra se abría el debate sobre la posible intencionalidad de Shawcross al realizar la entrada. La polémica está servida. Mientras unos piensan que fue fruto de la mala suerte y la falta de control de los más de noventa kilos de Ryan, otros increpan en su mala fe y su clara intención de lesionarlo. Parece que la posterior reacción de Shawcross, roto e incapaz de salir del estadio para regresar a casa tras pedir perdón a Ramsey, no debe tenerse en cuenta según los más extremistas.

Echando a un lado el debate, lo que es cierto es que esta joven promesa del fútbol inglés se perderá el resto de la temporada y quizás el comienzo de la próxima ya que a pesar del éxito de la operación estas lesiones son lentas y dolorosas. Seguramente lo que más le duela al jugador sea la posibilidad de perderse su primer mundial con la selección inglesa ahora que Fabio Capello lo había convocado para el próximo encuentro. Pero con sus diecinueve años de edad seguro que podremos verlo en posteriores citas con su selección ya que éste no tiene que ser el fin sino el comienzo de una buena trayectoria profesional.

No es el primer caso de futbolista que sufre una grave lesión. El Arsenal se está convirtiendo en un experto en estos temas y muchos habrán recordado estos días la polémica lesión del croata Da Silva que se produjo en los primeros minutos de un encuentro y por culpa de la cual se perdió la temporada y la Eurocopa del 2008. Con su lesión, por la fuerte entrada de Taylor del Birmingham, se abrió otro debate sobre el endurecimiento de los castigos ante tales encontronazos para evitar que se produjeran ya que eclipsan el juego, truncan las carreras de los jugadores y perjudica seriamente a los clubes y selecciones.

Desgraciadamente guardamos en nuestra memoria lesiones similares que nos hacen recapacitar sobre la violencia de este deporte. Ejemplos como el del tobillo retorcido de Almeida que lo mantuvo dieciocho semanas alejado del terreno de juego, la de Totti antes del Mundial de Alemania cuya recuperación fue puesta en duda por su edad, la de Andrade al fracturarse la tibia y el peroné más la rotura de ligamentos cruzados en el tobillo derecho por caer en un campo mojado y la luxación de codo de nuestro Amavisca colocan al fútbol como un deporte de riesgo.

En nuestro país tenemos nuestro particular Arsenal, el Deportivo de la Coruña. Cuando en enero Luis Felipe se fracturó el peroné con luxación del tobillo derecho ante el Bilbao trajo a nuestras retinas la lesión nueve años atrás del canario Manuel Pablo cuando Giovanella truncó su futuro como posible jugador del Real Madrid. Los cuatro meses que aún le quedan de reposo al deportivista entristecen los ánimos de los seguidores que ilusionados ven cómo esta temporada el Depor está recordando al de la época Bebeto. Como nota positiva para el equipo puede ser la pronta recuperación del veterano Sergio González quien llevaba varias jornadas de baja por la recaída en su lesión muscular y que puede que no llegue a las ocho semanas que lo apartaban del césped.

De lo que no hay duda es que los futbolistas siempre tienen el temor de lesionarse debido a sus múltiples puntos débiles. Con frecuencia las enfermerías de los equipos se llenan de esguinces de tobillos, lesiones de rodilla con meniscos y ligamentos cruzados maltrechos o lesiones de cabeza por  fuertes traumatismos centrados en dientes, pómulos y ojos. Lo que hay que intentar por todos los medios es no añadir más leña, nunca mejor dicho, al asunto y ser más cuidadosos en las entradas que se producen en cada encuentro para no tener que arrepentirnos de vivir experiencias como la de este fin de semana en Staffordshire. Al menos que si se producen sean fruto de la mala suerte y no de una mala intención, aunque a alguno que otro se le hubiera pasado hacer una jugada similar a la entrada de Ramsey pero teniendo como protagonista a Terry, por supuesto hablo de Bridge y su polémica marital que llega a los terrenos de juego.

From → Fútbol, Lesiones

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: