Skip to content

El Betis congela la celebración sevillista

25 febrero 2010

Un empate sólo significa igualdad en el marcador puesto que no siempre significa un equilibrio en el partido. El frío moscovita no sólo dejó helado el campo sino también las ideas de los sevillanos para sentenciar la eliminatoria. El empate conseguido esta noche permite al Sevilla soñar con los cuartos de final de la Champions, acercarlos a su intento de conquistar Europa y dar el salto que les falta para re-iniciar un ciclo que tenían olvidado.

La escasa determinación de los andaluces para zanjar la eliminatoria hizo que se conformaran con un empate que fuera de casa y en Europa vale doble. El CSKA supo hacer un buen trabajo con pocos recursos pero no llegaron a poner contra las cuerdas a los visitantes.

El Sevilla FC no supo controlar un partido bastante irregular. Comenzaron presionando los rusos, pero este empuje inicial no tuvo peligro y los sevillanos entraron pronto en calor. Aún así no respiraron tranquilos hasta la llegada del primer gol, fruto de una genialidad de Navas, una torpeza del guardameta Akinfeev, la falta de reacción de los gemelos Berezutsky  y la picardía de Negredo. Al adelantarse en el marcador, los andaluces se quitaron el agobio inicial y a raíz del gol dominaron el encuentro hasta el final de la primera mitad.

Quien mucho abarca poco aprieta y con tantos frentes abiertos (Liga, Copa y Champions), el Sevilla no apretó al CSKA para dejarlo k.o. de una manera contundente. De ahí que los moscovitas se rehicieran, a pesar de su bajo estado físico fruto de la pretemporada en la que aún se encuentran. Supieron aprovechar tanto el hueco que Zokora y Romaric dejaron abiertos en diversas ocasiones como la falta de conexión entre Negredo y el centro para acentuar las llegadas locales.

A pesar de que las condiciones climaticas favorecían a los rusos, los del CSKA estaban incomodos en un campo adoptivo al que solo visitan cuando hay competiciones europeas. No ha sido un partido difícil para el Sevilla, aunque el dominio estuvo en las botas moscovitas que obtuvieron su recompensa con un gol de un conocido Mark González que andó por la capital hispalense militando para el eterno rival bético y que ha sido uno de los más activos del partido.

La clave del encuentro ha sido que la mayor parte del juego se ha concentrado en el centro del campo. Los rusos no estuvieron tan encerrados atrás como se esperaba y adelantaron su posición al centro de donde no salieron en todo el partido. Esto influyó al cortarse todo el juego de los laterales sevillanos que estaban bien marcados y estudiados minuciosamente. Sobre todo Navas que a pesar de las adversidades ha estado a un nivel excelente y que hace reivindicar a gritos su puesto en el Mundial.

No se le puede pedir más a este equipo que ha salido victorioso de las gélidas tierras del Este donde pocos son capaces de arañar un resultado favorable. Habrá que esperar tres semanas, según el nuevo calendario europeo, para saber cómo se decanta la balanza de este empate que sabe a victoria. No deben confiarse  y seguro que evitarán correr la misma suerte que protagonizaron años atrás contra el Fenerbace turco.

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: